2 de noviembre, 2020 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las plantas de tratamiento de aguas residuales (EDAR) han sido identificadas como una fuente importante de microplásticos (1-5.000 μm) del efluente al medio acuático, aunque también actúan como sumidero de estos contaminantes emergentes y ubicuos, tanto primarios como secundarios. Este estudio muestra la importancia de las etapas de tratamiento en su remoción, debido a la variedad de procesos de tratamiento que utilizan las diferentes EDAR.

Para ello, se muestrearon cuatro depuradoras ubicadas en la Región de Murcia durante dos años. El proceso convencional de lodos activados (ASP) mostró las mejores eficiencias, con un 90,3% de las partículas de plástico, seguida de la tecnología MBR y filtración rápida de arena (RSF) como tratamiento terciario. Un proceso de doble tratamiento terciario, filtro de arena rápido seguido de desinfección ultravioleta, no mejoró la tasa de remoción. Las EDAR que utilizan solo tratamiento primario y secundario tuvieron una descarga promedio más alta de microplásticos en el efluente final.

La forma de microplástico más común en las cuatro EDAR fueron las fibras, seguidas de películas, fragmentos y esferas. Los polímeros más comunes aislados fueron el polietileno de baja densidad, polipropileno, polietileno de alta densidad y acrilato, en clara coincidencia con la gran mayoría de plásticos producidos en el mundo.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus