14 de junio, 2019 Procesos y Sistemas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Bürkert colabora con los municipios en el control de calidad y distribución del agua potable con el sistema en línea Tipo 8905, haciendo del control del agua potable un asunto de salud pública. En este artículo se presenta el caso de Grand Potiers, en Francia, donde ya puede lograrse el análisis del agua potable con mediciones fiables gracias al sistema Bürkert 8905 que, con un mantenimiento reducido y una estructura modular que aporta flexibilidad al ser escalable, permite ser ampliado según el requerimiento de los servicios técnicos.

Para seguir teniendo confianza en el suministro del agua potable y asegurar su calidad, se requiere de constantes controles para asegurar el cumplimiento de la norma de que se aplica en sociedades avanzadas. El sistema Bürkert 8905 ha sido adoptado por entidades municipales de toda Europa y empresas de gestión de agua, que es posiblemente el suministro alimentario más controlado.
Así ha sido también en este caso de Francia, en el departamento de Vienne-Grand Poitiers (con una población equivalente a Logroño, Salamanca, Málaga, Tarragona o León), cuyos respectivos ayuntamientos buscan garantizar el suministro de agua potable con una solución que resulte adecuada a sus posibilidades.

El objetivo es ofrecer el suministro continuado y de calidad a 150.000 habitantes, con una red de 1.200 km de longitud, que distribuye 25.000 m³ de agua diariamente, todo ello controlando la calidad del agua a lo largo de todo su viaje, desde la captura hasta el grifo del usuario. "Tenemos un marco de producción y distribución de agua potable muy estricto, altamente controlado y altamente regulado ", comenta L. Lucaud, vicepresidente de Agua Potable de Grand Poitiers.

Grand Poitiers ha elegido Bürkert para el control del suministro de agua. Desde abril, se han instalado siete analizadores del sistema 8905, en torres de agua. "Al elegir el equipo, tuvimos en cuenta la confiabilidad de las mediciones, los costos de mantenimiento y la capacidad de respuesta de la empresa", explica C. Lelard, jefa de producción de agua potable en Grand Poitiers.


Una relación empresarial fluida

Para demostrar la eficacia y adaptación a los procesos pre-existentes, las instalaciones de suministro de agua pudieron probar los dispositivos durante seis meses antes de adquirirlos. "Ha sido una importante ayuda a la decisión. Si al principio éramos escépticos, los técnicos se convencieron rápidamente, "dicen J.M. Lacourcelle, técnico responsable de las instalaciones de agua potable de la comunidad urbana, y E. Berland. "Este material nos aporta un plus. Lo verificamos y no hay derivas en los parámetros controlados".


Seguimiento y análisis de agua potable

La administración de Salud Publica ofrece recomendaciones de desinfección y procesos que hay que aplicar. "Estas mediciones continuas nos permiten monitorear los diferentes parámetros y estar en línea con las recomendaciones. Y aunque no sea una obligación hoy, con el equipo Burkert podemos verificar la calidad del agua en cualquier momento. Eso es una gran seguridad ", dice Lelard. Actualmente se controlan cuatro parámetros: pH, temperatura, cloro y conductividad. Se pueden agregar otros parámetros de medición si fuese necesario. Esta capacidad de ampliación ha convencido a los municipios.

"Tenemos un servicio en constante evolución", dice Lelard. "Las moléculas que no son detectables hoy podrían serlo mañana. Por ello habrá que añadir nuevos parámetros. Para nosotros, se trata de tener las herramientas adecuadas para su detección y eso es exactamente lo que ofrece este sistema modular y flexible. "


Puesta en marcha rápida y costes reducidos

Lacourcelle, técnico responsable de las instalaciones de agua potable de la comunidad urbana, indica que el equipo se puso en servicio rápidamente y la instalación y calibración fueron fáciles. "Los dispositivos eran compatibles con nuestro equipo. La transmisión de datos es suave y los módulos de sensor son intercambiables. Esto representa un activo real para el mantenimiento, al tiempo que reduce los costes". Por todo ello, los ayuntamientos confían en Bürkert 8905 como una solución fiable para el control de la calidad del agua potable y los ciudadanos confían en la buena gestión de sus ayuntamientos.

 

Descripción general del equipo

El equipo 8905 de Bürkert está diseñado para redes de suministro, monitoreo continuo de procesos de tratamiento de agua potable y sitios industriales que requieren de un control preciso del agua de proceso. Los valores medidos se muestran en una pantalla táctil de 7". Sus principales características sin:

  • Puesta en servicio simple: Rreemplazo o adición de un sensor intercambiable en caliente con una conexión simple en operación continua.
  • Diseño modular: unidad de pantalla y hasta seis módulos de sensor en un sistema. Otros sensores se pueden montar posteriormente, si fuese necesario.
  • Consumo mínimo de agua: gracias a la miniaturización de los sensores.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus