27 de octubre, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

La rectora de la Universitat de València (UV), M.ª Vicenta Mestre, y la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana, Mireia Mollà, han participado en una reunión de trabajo para presentar los informes ´Vigilancia epidemiológica del Covid19 en aguas residuales´ y ´Análisis de la capacidad de tratamiento de aguas residuales en el Área Metropolitana de Valencia´.

Los dos proyectos, fruto del convenio entre la Consellería y la Universitat, se centran en homologar protocolos que permiten validar los procesos de detección de la COVID-19 y avanzar en su detección temprana y en el estudio de las depuradoras para implementar medidas de reutilización y economía circular. El primero se centra en el avance de la metodología de vigilancia epidemiológica del coronavirus y, el segundo, en el estudio de las plantas depuradores para diseñar medidas orientadas a aplicar los principios de la economía circular en el ciclo integral del agua.

El proyecto ´Vigilancia epidemiológica del Covid19 en aguas residuales´ ha sido presentado por los investigadores Pilar Domingo-Calap y Rafael Sanjuán, del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio). La investigación realiza tres muestras semanales en las aguas residuales de las estaciones de Pinedo 1 y 2 y Quart-Benàger, que recogen las aguas residuales de un millón de habitantes, sobre las cuales aplica metodología de detección por PCR del material genético. "El objetivo es contar con un sistema con indicadores homogéneos que consiga que, a tenor de los indicadores de las aguas residuales, nos diga que en una zona, un municipio o un barrio concreto se están dando más positivos y permita activar un protocolo de actuación elaborado junto a Sanidad", han explicado los investigadores. Domingo ha señalado que "se tiene que continuar estudiando para analizar si este proyecto, además de como vigilancia, sirve también como alerta temprana y conseguir por lo tanto tener una herramienta más rápida para detectar nuevos brotes o incluso posible transmisión comunitaria del SARS-CoV-2".

El informe ´Análisis de la capacidad de tratamiento de aguas residuales en el Área Metropolitana de València´ ha sido presentado por Francesc Hernández, catedrático de Economía del Agua adscrito al Instituto de Desarrollo Local (IIDL) de la Universitat de València e investigador principal del Grupo de Economía del Agua (GEA). El informe destaca que la transformación de las actuales depuradoras en instalaciones de optimización de los recursos hídricos pasa para adecuar su diseño y adaptarlo a una realidad cambiante que permita adecuarse a las previsiones de caudal y otras de tipo climático y demográfico. En palabras del profesor Hernández, el estudio pone de relieve "la importancia de la eficiencia en los procesos de tratamiento y reutilización de las agua residuales como un medio seguro y viable de aumentar el suministro de agua, reduciendo por lo tanto la presión sobre unos recursos hídricos ya sobreexplotados". "Del funcionamiento óptimo de una depuradora depende no solo el bienestar de la sociedad, sino también del mantenimiento de los ecosistemas; no hay que ser cortoplacista, porque la ineficiencia no es neutral, tiene costes. Por todo esto, la economía circular se manifiesta de una manera tan clara como el nuevo modelo a seguir", ha expresado el catedrático de Economía del Agua.

La rectora M.ª Vicenta Mestre ha agradecido a la Consellería su implicación y apoyo en los proyectos, destacando que "la inversión en la universidad pública es la inversión en la sociedad, porque es al fin, dar un servicio a la sociedad". "Los dos proyectos fomentan un aspecto vital en las crisis, como la actual crisis sanitaria por el coronavirus y la de emergencia climática: la prevención, porque sin ella, es muy difícil poder luchar contra estos problemas", ha puntualizado Mestre.

Por su parte, la consellera Mireia Mollà ha señalado la necesidad de impulsar la investigación y los programas de ciencia aplicada, "un compromiso con el avance científico que la crisis sanitaria ha reivindicado imprescindible". Mollà ha aseverado también que "ambos proyectos hacen un llamamiento a la anticipación sobre estimaciones, cálculos y previsiones de base científica con el fin de avanzarse y adaptarse a escenarios de crisis para reducir su impacto", destacando que "la economía circular aplicada al ciclo integral del agua es uno de los retos que vertebran la política de la Consellería en materia de agua".

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus