11 de septiembre, 2019 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Tanto las redes de distribución de agua como los ecosistemas fluviales y marítimos cercanos a la costa pueden estar expuestos a una contaminación involuntaria capaz de causar alteraciones en la calidad del agua. Ello, a su vez, puede amenazar la salud humana en el caso de utilizar el agua para el abastecimiento potable, así como también la estabilidad de los ecosistemas acuáticos.

Es por este motivo que las empresas de gestión del agua potable para consumo humano utilizan sistemas de control de su calidad. Sin embargo, en los entornos fluviales y marítimos, los métodos utilizados dependen de análisis en laboratorio que pueden tardar varios días. Ante esta coyuntura, y para evitar una degradación temprana de la calidad del agua, se requiere la monitorización de los parámetros principales en tiempo real. Eso es, precisamente, lo que permite uno de los últimos desarrollos llevados a cabo por un grupo de investigadores del Centro de Tecnología Nanofotónica (NTC) de la Universitat Politècnica de València (UPV).

 

Cable resistente, duradero y con gran capacidad de transmisión

Desde sus laboratorios en el campus de Vera, y con la financiación de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), los investigadores del NTC-UPV han desarrollado un sistema que permite la monitorización continua del nivel de contaminación del agua de un río mediante el despliegue de una red de sensores sumergidos interconectados entre ellos mediante cables de fibra óptica, especialmente diseñados para ser tendidos en el lecho fluvial y que destacan por su elevada resistencia y durabilidad, su gran capacidad de transmisión y su resistencia a las tracciones mecánicas.

El sistema desarrollado utiliza sondas para la medida de la calidad del agua en distintas ubicaciones del cauce e incluye los subsistemas necesarios para transmisión de datos por cable de fibra óptica sumergible. Los datos se envían a una estación remota ubicada en la orilla, donde se procesan para obtener mediciones en tiempo real y generar, si procede, alarmas de contaminación.


Evaluado con éxito en Pedralba

El sistema se evaluó en un tramo de la acequia de Pedralba, perteneciente a la comunidad de regantes del municipio, cuyas aguas provienen del cauce del río Túria. Al respecto de la prueba, Roberto Llorente, investigador del NTC-UPV, indica que la demostración "ha permitido verificar el correcto funcionamiento de los sistemas desarrollados, y ha sentado las bases para el desarrollo de una red de comunicaciones en fibra óptica, tendida en el lecho fluvial o costero, que permita monitorizar continuamente, a largo plazo, los parámetros de calidad del agua en un gran número de ubicaciones". En el desarrollo del sistema ha colaborado la empresa valenciana Fibernova, realizando las tareas de despliegue y gestión de la red.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus