14 de junio, 2019 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Cetaqua, Centro Tecnológico del Agua ha liderado el proyecto europeo Life Effidrain, que ha finalizado después de 3 años y medio, durante los cuales ha desarrollado metodologías de control coordinado en tiempo real para la red de drenaje y las depuradoras de agua residual con la finalidad de prevenir inundaciones y contaminación de las aguas receptoras en períodos de lluvia intensa.

En la mayoría de nuestras ciudades, las redes de drenaje urbano son redes unitarias, es decir que recogen aguas residuales y aguas pluviales conjuntamente. Esta agua mixta se envía a las plantas de tratamiento de aguas residuales, donde se trata antes de ser vertida en el medio receptor, generalmente mares o ríos. Cuando el clima es seco o con lluvia moderada, este sistema funciona correctamente. Sin embargo, durante periodos de lluvia intensa, la capacidad de estas infraestructuras se puede ver superada, pudiendo provocar una descarga de agua no tratada al medio receptor con un impacto ambiental negativo. Algunas ciudades han construido tanques de retención para evitar las inundaciones por desbordamiento del alcantarillado, y para minimizar la cantidad de agua no tratada que se descarga en el medioambiente durante los episodios de lluvia.

Para hacer frente a esta situación, a finales del 2015 dio comienzo el proyecto europeo de investigación Life Effidrain, liderado por Cetaqua. Esta iniciativa financiada por el programa Life de la Unión Europea, y en la que participan Aquatec y Aquambiente (SUEZ) y el CSIC, ha desarrollado una metodología integrada y coordinada de control en tiempo real de las redes de drenaje urbano y las depuradoras para minimizar la contaminación de las aguas receptoras durante periodos de lluvia intensa considerando datos hidráulicos y de calidad del agua.

En el piloto desarrollado alrededor del depósito de retención La Estrella gestionado por Aigües de Barcelona, en Badalona, se ha logrado una reducción del 6% de la masa de contaminación liberada al mar, mientras en el otro piloto instalado en Burdeos, se ha mejorado en un 30%. El depósito de retención La Estrella tiene una capacidad de 30 millones de litros de agua que se almacenan en episodios de lluvia intensa con el objetivo de retener las aguas residuales y pluviales para evitar inundaciones y el colapso de otras infraestructuras, así como de descargar el agua acumulada de manera controlada hacia la depuradora una vez pasado el episodio de lluvia y evitar así la contaminación de las aguas litorales.

En el proyecto Life Effidrain se ha demostrado que las metodologías desarrolladas tienen un gran potencial como apoyo a la toma de decisiones en la planificación y operación de infraestructuras de agua. Más allá del ámbito local, se han elaborado las directrices necesarias para la replicabilidad, la transferibilidad y la mejora de la futura regulación ambiental de la Unión Europea.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus