3 de julio, 2015 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Se suele dar por sentado que el agua y los componentes electrónicos forman una combinación peligrosa, cuya coexistencia es imposible. Sin embargo, el agua es en realidad un componente indispensable en muchos campos tanto del desarrollo de la ciencia y la tecnología como de los procesos de fabricación. El agua es el disolvente más habitual en muchos laboratorios, y los procesos científicos que se llevan a cabo a menudo requieren agua ultrapura que se ha purificado con arreglo a unas especificaciones extraordinariamente estrictas, puesto que la ausencia de impurezas garantiza una elevada precisión en los resultados. El uso más habitual del agua ultrapura es la producción de componentes electrónicos, como semiconductores y microprocesadores, y también se emplea en toda una serie de aplicaciones de la industria farmacéutica.

Dow Water & Process Solutions, especialista global en tecnología sostenible de separación y purificación de agua, explica en este artículo cómo dispone una amplia gama de avanzadas tecnologías de tratamiento del agua, como ultrafiltrado, ósmosis inversa, resinas de intercambio iónico y electrodesionización, todas ellas cruciales para los exigentes procesos de producción del agua ultrapura.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus