24 de noviembre, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Cátedra Aguas de Valencia beca el estudio ´Propuesta metodológica de mejora de la sostenibilidad en un sistema de distribución en alta de abastecimiento a través de sistemas de recuperación energética´, investigación que forma parte del Trabajo Final de Máster realizado por Luis Enrique Camilo Rosado, y ha sido dirigido por los profesores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Modesto Pérez-Sánchez y Amparo López-Jiménez.

"El uso de bombas como turbinas hidráulicas, conocidas como PATs por sus siglas en inglés, mejoran la eficiencia hídrica y energética de las redes de distribución de agua potable como la que abastece al área metropolitana de València, clasificada como micro o pico central hidroeléctrica". Esta es la principal conclusión obtenida por Luis Enrique Camilo Rosado en su Trabajo Final de Máster. La investigación parte de la realidad de que dos de los recursos más importantes para el desarrollo de la vida humana como son el agua y la energía, no siempre han sido gestionados de la mejor manera posible y se han utilizado pensando que eran infinitos.

Por ello, estudia cómo mejorar la sostenibilidad en la ciudad de Valencia y su área metropolitana, usando un sistema de recuperación energética en la red de abastecimiento que permita aprovechar la mayor cantidad de energía, garantizando a su vez las condiciones de presión y caudal. "Los procesos relacionados en el ciclo integral del agua conllevan un gran de consumo energético por lo que no podemos gestionar una red de distribución, sin pensar en un uso sostenible de la misma", indica Luis Enrique Camilo.


Propuesta de mejora y ámbito de actuación

En este contexto, el estudio busca desarrollar técnicas de operación más sostenibles mediante el uso de bombas trabajando como turbinas (PATs), en los puntos de la red donde se tiene exceso de presión o energía. "En primer lugar se llevó a cabo un estudio preliminar de ocho puntos seleccionado por Global Omnium para tener una estimación de la cantidad de energía que podría ser recuperada", explica el estudiante becado por la Cátedra. Con esta información y teniendo en cuenta la cantidad de energía disponible en cada caso, se procedió al análisis de las características requeridas por el sistema, para posteriormente elegir una bomba que se adecuara a las necesidades y trabajara como turbina en el sistema.

De hecho, por caudal y altura, la red de distribución de agua potable que abastece al área metropolitana de Valencia se clasifica como una micro o pico central hidroeléctrica. "Para este tipo de instalaciones las turbinas convencionales resultan ser muy costosas por lo que proponemos el uso de bombas como turbinas hidráulicas, conocidas como PATs por sus siglas en inglés. Las PATs tienen beneficios significativos en criterios de disponibilidad, facilidad de construcción y a nivel económico pueden llegar a ser de 5 a 15 veces más baratas que un sistema con turbinas convencionales", afirma Luis Enrique Camilo.

Finalmente, los resultados obtenidos tras la aplicación de las PATs fueron muy favorables desde el punto de vista medioambiental. "Más de un 60% de la energía que es disipada por las válvulas puede pasar a ser recuperada por las PATs, resultando en una reducción de la factura eléctrica mayor del 35%, aislando los consumos de operación", concluye resaltando el autor del estudio.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus