15 de julio, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Gobierno continúa trabajando en la red estatal de control de las aguas residuales como indicador epidemiológico de alerta temprana de propagación de la COVID-19, que complementa a la ya puesta en marcha por las comunidades autónomas y entidades locales. El último paso es la publicación de los puntos de control: 30 plantas depuradoras y 10 zonas de baño de interior.

En total, se van a controlar 30 depuradoras de aguas residuales urbanas y 10 zonas de baño de interior, zonas en las que se realizarán de forma periódica en los próximos meses muestreos periódicos para analizar la concentración de los restos de virus existente en el agua como alerta ante posibles rebrotes. Se ponen en marcha así las actividades previstas en el proyecto estatal de vigilancia para alerta temprana de COVID-19 en aguas residuales (VATar-COVID-19), desarrollado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) y el Ministerio de Sanidad, con el apoyo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), adscrito al Ministerio de Ciencia e Innovación, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) y las comunidades autónomas.

El sistema VATar-COVID-19 contribuirá a identificar la presencia de personas infectadas por la COVID-19 a través de las aguas residuales de la depuradora de la población. Para ello se determina la presencia de fragmentos del ARN del SARS-CoV-2 (virus causante de la COVID-19) en las aguas de entrada a la depuradora. Este sistema permite alertar a las autoridades sanitarias sobre la propagación de la enfermedad. Como complemento a este trabajo, se va a analizar el mismo indicador en algunas zonas de baño de aguas continentales.

La toma inicial de muestras en las zonas de baño de aguas continentales seleccionadas se inició el pasado 22 de junio, y la próxima semana comenzarán los muestreos de las primeras estaciones depuradoras seleccionadas en la Comunidad de Madrid, País Vasco, Galicia, Extremadura, Navarra y Asturias, que serán analizadas por el CSIC y las Universidades de Barcelona y de Santiago de Compostela.

Las depuradoras de aguas residuales urbanas se han seleccionado atendiendo a criterios de movilidad e interconexión entre poblaciones, mayor afluencia de turismo, poblaciones favorables a la expansión rápida de la enfermedad, impacto de la enfermedad o climatología. En cuanto a las zonas de baño, los diez puntos de control se han seleccionado teniendo en cuenta la afluencia de bañistas, los resultados previos sobre la calidad de las aguas, el caudal y características del cauce, la temperatura del agua y la representatividad geográfica.

En la selección de los puntos de vigilancia, además de los criterios ya señalados, se ha pretendido abarcar todo el territorio nacional, de modo que la mayoría de las comunidades autónomas estén bajo control. No obstante, los puntos de control podrán modificarse para adaptarse a la evolución de la epidemia en las distintas regiones atendiendo a las indicaciones de las autoridades sanitarias. Los análisis de las muestras se realizarán en laboratorios de investigación de universidades y del CSIC, todos con amplia experiencia y conocimiento en análisis e interpretación de datos sobre presencia de virus entéricos en muestras de agua.

Dado que tanto a nivel europeo como autonómico se están realizando estudios similares, el proyecto tiene previsto crear una plataforma de intercambio de datos que integre los resultados obtenidos en cada proyecto y que esté disponible para las autoridades sanitarias. Así mismo, el CEDEX ha habilitado un foro de debate con el fin de facilitar la puesta en común de los conocimientos y experiencias de los distintos estudios en marcha. En dicha plataforma, los expertos, técnicos y científicos que estén trabajando en la recopilación de información para vigilancia ambiental del SARS-CoV-2, podrán debatir e intercambiar procedimientos, documentación, dudas, opiniones, experiencias, etc.

 

Puntos de muestreo

En relación a la vigilancia de aguas residuales la selección de las ubicaciones de las estaciones de depuración se ha realizado a partir de los criterios que han establecido por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el CEDEX y el consenso con las comunidades autónomas en función de los siguientes criterios:

  • Distribución geográfica y la relación con otros municipios debido a la movilidad de las personas.
  • Incidencia previa de la COVID-19, con mayor influencia en poblaciones grandes y con interacciones importantes dentro de ellas.
  • Representatividad de diferentes tipos de población.
  • Coordinación con los proyectos en ejecución por las comunidades autónomas y entidades locales.
  • Otros criterios como la representatividad geográfica y climatológica.

En relación a la red de vigilancia ambiental en zonas de aguas de baño, en principio está previsto realizar el muestreo en 10 zonas de aguas de baño, durante 3 meses en la temporada de baño, realizando 2 muestreos al mes. En este sentido, se han seleccionado puntos aguas abajo de municipios con afección importante, pero también zonas de aguas de baño que en otras temporadas hayan podido tener incidencias en la calidad del agua debido a un elevado número de usuarios. Con este criterio, se va a analizar la aparición de material genético de SARS-COV-2 tanto procedente de contaminación fecal, como procedente de la transmisión a través de la población, debido a factores que pudieran no estar controlados. Se consideraron también las características hidromorfológicas y la temperatura.

En este sentido, se tendrían en cuenta las recomendaciones recogidas en el Informe sobre transmisión del SARS-CoV-2 en playas y piscinas del CSIC, de 5 de mayo 2020 al objeto de detectar SARS-CoV-2 en agua de ríos y lagos.

Más información: Sistema VATar-COVID-19.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus