Publicidad

Empresas Premium

13 de abril, 2021 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Con el fin de reducir los costes e incrementar la productividad y la eficiencia de una estación depuradora de aguas residuales (EDAR), manteniendo una operación continua, rentable y sostenible, y cumpliendo (o incluso superando) todas las normativas legales existentes, es necesario gestionar los elementos activos y pasivos de esa infraestructura. Así lo explica en este artículo Nuno Almeida, responsable regional de la División Measurement & Analytics de ABB en Portugal, quien detalla la solución ABB Ability Water Automation para la automatización de una empresa de agua.


Desde la antigüedad, la humanidad ha buscado garantizar el tratamiento de sus aguas residuales para garantizar una mayor higiene. Los romanos fueron precursores de los sistemas colectores, pero ahora se sabe que la aglomeración de los residuos sin tratamiento, y contrariamente a lo que se pensaba, aumentaba el nivel y concentración de elementos contaminantes, con una clara influencia negativa en la salud, y particularmente en las áreas más pobres y aisladas.

Con la conciencia de la necesidad del tratamiento de aguas residuales, y en concreto desde el siglo XIX, se han ido desarrollado sistemas de captación y tratamiento de aguas, desde los más básicos hasta los más complejos, atendiendo tanto a pequeñas como a grandes áreas de población. Las primeras pequeñas depuradoras locales de tratamiento primario dieron paso, posteriormente, estaciones depuradoras con tratamientos secundarios y terciarios. Sin embargo, históricamente estos procesos de depuración son muy heterogéneos y, con demasiada frecuencia, obsoletos debido a la falta de inversión, lo que se traduce en una baja eficiencia y altos costes, agravados por la incapacidad de adaptarse a los nuevos requisitos (mayor consumo, nuevos contaminantes o incluso a situaciones pandémicas como la actual).

En comparación con otros sectores de la industria del agua, el sector de la depuración se ha quedado claramente atrás. Ante todos estos desafíos que se presentan, es urgente impulsar e invertir en lo que es, cada vez más, un proceso vital. Para operar cualquier proceso de manera eficiente, es fundamental medir, actuar, registrar y controlar de manera precisa, y así lo consigue ABB con su solución ABB Ability Water Automation.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus