Publicidad

Empresas Premium

13 de abril, 2021 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Gracias a su baja latencia y su capacidad para conectar millones de dispositivos en un área reducida, la tecnología 5G trae nuevas oportunidades de negocio a nivel global. Esta tecnología capacita a las empresas para tomar decisiones basadas en datos en tiempo real, y para desarrollar casos de uso con requisitos muy dispares. Así lo explica en esta entrevista Héctor J. Donat, experto en 5G y CEO de Fivecomm.

Héctor J. Donat comparte su visión del presente y futuro de la tecnología 5G, así como su potencial disruptivo en el sector del agua. La startup española, centrada en la investigación y desarrollo de soluciones 5G, forma parte del ecosistema innovador de GoHub, el hub de innovación abierta con el que colabora Idrica. Precisamente, este última acaba de publicar su whitepaper El 5G: punto de inflexión en el sector del agua, que recoge cómo la última revolución tecnológica construirá empresas más inteligentes.

 

¿Por qué es tan revolucionario el 5G?

Las tecnologías de comunicaciones móviles anteriores se centraron en proveer una cobertura global para servicios de comunicaciones de voz y banda ancha móvil, especialmente orientadas a personas. La tecnología 5G va un paso más allá. No solo proporciona velocidades mayores de transmisión, sino que también está pensada para soportar de forma eficiente y efectiva las comunicaciones entre máquinas. Por ello, cuenta con novedades tecnológicas enfocadas a: reducir la latencia de las comunicaciones (proporcionando respuestas en tiempo real), conectar un mayor número de dispositivos en una misma área, aumentar la fiabilidad y seguridad de las comunicaciones, y disminuir su consumo energético.

El 5G es idóneo en entornos industriales porque dará respuesta a las necesidades de comunicación de una gran cantidad de verticales, enriqueciendo sus aplicaciones actuales y aportando otras nuevas. Además, trae de forma nativa la tecnología Network Slicing. Esta permite -extremo a extremo- definir múltiples redes lógicas virtualmente independientes y con una calidad de servicio garantizada. Lo hace sobre una misma infraestructura física común, de manera eficiente y económicamente viable. De este modo, la red se adaptará a las necesidades de sus clientes y no al revés.

 

¿En qué punto se encuentra la tecnología 5G a nivel internacional?

Los primeros despliegues de 5G se realizaron a principios del 2019 en los Estados Unidos y estuvieron relacionados con el uso de bandas de frecuencias altas y con la provisión de servicios de banda ancha a ubicaciones fijas en entornos suburbanos o rurales. Por ejemplo, se desarrollaron casos de uso basados en Fixed Wireless Access (FWA), donde el 5G sustituía a los costosos despliegues de fibra óptica.

A principios del 2020 comienza a desplegarse la tecnología 5G en Europa, en banda media, pensando en soportar servicios de banda ancha, principalmente en núcleos urbanos grandes.
Los primeros despliegues comerciales se han basado en la versión Non Stand-Alone que precisa de cobertura 4G y no permite obtener todas las ventajas del 5G. No obstante, la tecnología 5G Stand-Alone ya se encuentra disponible en el mercado, y con toda probabilidad empezaremos a ver los primeros despliegues comerciales hacia finales del 2021. En cuanto a la cobertura de 5G, se espera que alcance una penetración equiparable a la de las redes 4G actuales en un plazo de dos a tres años.

En paralelo al despliegue para banda ancha, está cobrando relevancia el despliegue de redes privadas, sobre todo para su uso en entornos industriales. De hecho, Estados Unidos ha implantado en la banda media un mecanismo de uso compartido del espectro, denominado CBRS, para compatibilizar su uso licenciado con la utilización de manera no licenciada. Por otro lado, Alemania y Reino Unido han reservado parte del espectro de banda media para que sea utilizado directamente por sus empresas. Y otros países, como Suecia, la República Checa, los Países Bajos, Japón, Brasil o Chile, tienen previsto moverse en la misma dirección.

En estos momentos se está regulando el uso de una banda de frecuencias bajas para obtener coberturas 5G amplias en zonas rurales, y poder ofrecer así servicios basados en Internet of Things (IoT) en áreas mucho más extensas.

 

¿Cuáles son los casos de uso del 5G más interesantes para el sector del agua?

Desde Fivecomm pensamos que un caso de uso clave es la sensorización masiva. Es decir, la utilización de una cantidad muy alta de sensores en una misma zona geográfica. En este caso, el 5G tiene una clara ventaja frente a otros estándares de comunicaciones móviles como 4G y, sobre todo, frente a estándares de IoT como Sigfox o LoRa, ya que permite la conexión de millones de dispositivos por km2. De este modo, podemos aumentar la capacidad de monitorización de todos los agentes del sector del agua. Además, los elementos usados para esta monitorización pueden coexistir en la misma zona geográfica con los de otros sectores, usando la red comercial del mismo operador y facilitando su despliegue.

Otro caso de uso muy importante es el control en tiempo real. La ultrabaja latencia de la tecnología 5G nos permite controlar en remoto y sin retardo perceptible la operación de múltiples elementos como motores, actuadores, sensores, etc.

Actualmente estamos trabajando en el desarrollo de robótica móvil conectada para la inspección remota de infraestructuras críticas. De nuevo, la ultrabaja latencia permite la conducción remota de robots móviles, lo cual no sería factible con otras tecnologías. Estos robots pueden enviar vídeo de alta calidad a una ubicación remota, tanto para facilitar su conducción como para realizar la inspección de las infraestructuras. El uso de robots conectados a 5G es beneficioso para inspeccionar zonas que son peligrosas para las personas, o de difícil acceso por sus reducidas dimensiones.

 

¿Qué ventajas ofrece el 5G a la gestión del agua?

En un mundo donde el IoT y el big data son cada vez más importantes, las grandes ventajas del 5G para el sector del agua se derivan de la conexión de una gran densidad de dispositivos, el control en tiempo real (gracias a su ultrabaja latencia) y la reducción del consumo energético hasta niveles muy bajos. Además, su gran velocidad de transmisión y el Network Slicing abrirán seguro una variedad de nuevos casos de uso a explorar. Ninguna de las tecnologías existentes en el mercado (2G/3G/4G, LoRa, Sigfox, Wi-Fi/Wi-Fi 6) ofrecen las ventajas del 5G. De ahí su carácter revolucionario.


¿Cómo ves el futuro del 5G en el mundo?

La disponibilidad de cobertura global es crítica para que la industria apueste por esta tecnología. No obstante, hay un compromiso fuerte con el despliegue del 5G, tanto por parte de las administraciones públicas como de los operadores a nivel global, así que no consideramos que vaya a ser un problema a medio plazo. Otra barrera a superar es el coste de los dispositivos, algo natural en las primeras fases de cualquier despliegue. En la actualidad, el coste de acceso al 5G puede ser alto para aplicaciones IoT. Sin embargo, este se irá reduciendo gradualmente con el crecimiento del volumen de dispositivos previsto para los próximos años, y con la aparición de los dispositivos 5G IoT.

Disponer de un espectro radioeléctrico 5G para la industria será clave para la aceleración de su implementación. Ahora mismo, esto solo es posible en algunos países como Estados Unidos, Reino Unido o Alemania, donde sus administraciones han encontrado un modelo viable. Asimismo, el ecosistema IoT se beneficiaría de poder contar con un espectro en bandas de frecuencias bajas al maximizar y acelerar la disponibilidad de cobertura 5G. España, por ejemplo, tiene planes para liberar espectro en la banda de 700 MHz.

 



Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus