26 de julio, 2019 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Mancomunidad de Abastecimiento de Agua del Solsonés es una entidad local ubicada en la comarca de Solsona (Lleida), que tiene como objetivo principal la realización de todas las gestiones y proyectos necesarios para el abastecimiento de agua, la administración y la prestación del servicio en toda su geografía competente. A día de hoy, esta entidad está constituida por 11 municipios y cuenta con una red de suministro de más de 744 kilómetros de longitud que abarca 1.736 conexiones, en un ámbito geográfico comprendido por una superficie de unos 710 km². Tiene 1.424 abonados en toda la comarca. Esta mancomunidad de agua ha confiado en los contadores de Sensus desde hace años, pero tras la puesta en marcha de los iPerl, implantación realizada desde 2016 hasta ahora y con previsiones de continuar, se ha logrado alcanzar un rendimiento del 90% en el suministro.

La Mancomunitat d´Abastament d´Aigua del Solsonès se constituye formalmente en 1981, tras la aprobación de sus estatutos, estando conformada por los ayuntamientos de Solsona, Olius, Riner, Llobera, Clariana de Cardener y Pinós, integrándose posteriormente, los de Castellar de la Ribera y Pinell, más tarde el de Lladurs, Molsosa y, por último, el de Biosca. En su conjunto forman un ámbito geográfico comprendido por una superficie de unos 710 km², con una red de suministro de más de 744 kilómetros de longitud que abarca 1.736 conexiones y con 1.424 abonados en toda la comarca.

Hasta la fecha, la entidad ha llevado a cabo una serie de proyectos que hacen posible el abastecimiento de agua potable a vecinos de una veintena de términos municipales, entre los que se encuentran, aparte de los mencionados anteriormente, los de Bassella (comarca de Alt Urgell), Biosca, Torà, Torrefeta y Florejacs (La Segarra), Vilanova de l´Aguda (La Noguera) y Cardona (Barcelona), abarcando también dos zonas industriales (en Solsona y Olius).


Necesidades

La necesidad de buscar nuevas alternativas en el sistema de distribución de agua surge en el año 1983, ya que había diferentes tipos de contadores y se llegó a la conclusión de que había que unificar, apostando entonces por Sensus.

Años más tarde, en 2013, ya se buscó un planteamiento más tecnológico, sobre todo por la necesidad de una lectura más rápida y eficiente y de forma telemática. Anteriormente el proceso de lectura duraba aproximadamente 2 semanas en realizarse, debido a la dispersión geográfica de estos contadores, siendo este otro de los problemas que la Mancomunidad necesitaba solucionar de forma inmediata.

Hay que tener en cuenta que la comarca del Solsonés es una zona muy deshabitada en Catalunya, donde existen municipios muy pequeños, de entre 200 y 300 habitantes, y que además están muy dispersos. La capital, Solsona, tiene 9.000 habitantes y en toda la comarca hay aproximadamente unos 10.000 habitantes.

Además del inconveniente de la dispersión, el parque de contadores era demasiado antiguo, por lo que necesitaba modificarse en menos de 10 años, con equipos nuevos que también ofrecieran mejoras en las lecturas de los consumos. Por ello, una vez más, la Mancomunidad del Solsonés volvió a confiar en Sensus dado los altos índices de satisfacción obtenidos durante toda su relación comercial. Actualmente existen 834 contadores y la entidad está pendiente de actualizar una parte de ellos al modelo iPerl.

 

Resultado

Fue tras la implantación del iPerl, en el año 2016, cuando todo cambió desde el punto de vista de la medición, la lectura y la fiabilidad. De hecho, los datos se recogen gracias a las aplicaciones específicamente diseñadas por Sensus, que permiten tener toda la información sobre la lectura realizada, conociendo en tiempo real el consumo, la evolución o historial, así como identificar cualquier tipo de incidencia que pudiera haber en la red. Todo ello aporta una mayor precisión y eficiencia en las lecturas de consumo.

La lectura es un elemento fundamental para la Mancomunidad de Abastecimiento de Agua del Solsonés. Y más aún con el problema de la dispersión y de lo montañoso que es el relieve en el que trabaja. Antes había que acceder y aproximarse a cada casa, mientras que ahora se realiza la lectura en una semana, algo que seguro que mejorará cuando se cambie todo el parque de contadores.

En definitiva, tras la puesta en marcha de los contadores iPerl la fiabilidad y calidad ha contribuido a alcanzar un rendimiento del 90% en el suministro. Además, con la mayor regularidad de las lecturas también es más fácil verificar cualquier tipo de incidencia, fuga o rotura. Son ya varios años trabajando con Sensus y los resultados están siendo altamente satisfactorios.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus