11 de diciembre, 2016 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las tecnologías de desodorización más ampliamente utilizadas para el control de olores en las estaciones de depuración de aguas residuales (EDAR) (lavado químico, filtración con carbón activo) son, en muchos casos, insostenibles desde el punto de vista económico, debido a los elevados costes de operación derivados del consumo de reactivos químicos y el consumo eléctrico. Esta situación ha llevado a los operadores de muchas depuradoras a dejar fuera de servicio las instalaciones de desodorización, lo que conduce a que el impacto ambiental de las aguas residuales por emisión de malos olores sea el mismo que si no se hubiesen realizado inversiones para la construcción de estas instalaciones. 

La desodorización de la EDAR Río Gafo se ha llevado cabo con un nuevo enfoque, que supone evaluar no solo los costes de inversión inicial, sino también los costes de operación a medio y largo plazo, que garanticen la sostenibilidad y la correcta implantación y funcionamiento de estos sistemas, tomando como solución definitiva el biofiltro percolador Biodortech de la compañía JSF Hidráulica.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus