6 de mayo, 2015 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Después de cinco años de trabajo, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha publicado la norma ISO 14046 con los principios, los requisitos y las directrices para una correcta evaluación de la huella de agua de productos, procesos y organizaciones, a partir del análisis de su ciclo de vida. Certificable por tercera parte independiente, este documento ha sido adoptado recientemente como norma española. Este reportaje recoge las principales características de la norma ISO 14046, que ayuda a realizar estudios degestión de riesgos asociados con el uso estratégico del agua y, al final, reducir consumos, impactos y conflictos derivados del uso del agua.

La huella de agua es, en general, un indicador de uso de agua que tiene en cuenta tanto el uso directo como indirecto por parte de un consumidor o productor. La huella hídrica de un individuo, comunidad o comercio se define como el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o comunidad, así como los producidos por los comercios.

Según informa AENOR en el reportaje, con el objetivo de facilitar la implementación de esta norma, el grupo de trabajo de ISO que ha desarrollado la norma está trabajando en la elaboración de un informe técnico (ISO/TR 14073) con ejemplos ilustrativos de cómo aplicar la ISO 14046. Se espera que este documento vea la luz, previsiblemente, en 2016.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus