24 de julio, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Xunta, la Universidad de Vigo y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desarrollarán un proyecto conjunto de detección temprana de la COVID-19 en diez depuradoras de Galicia a través de bioindicadores marinos, lo que posibilitará hacer un seguimiento sobre una población de más de 110.000 ciudadanos.

La Xunta ha firmado un convenio con la Universidad de Vigo y el CSIC para desarrollar un proyecto conjunto de detección temprana del coronavirus en diez estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de Galicia, todas ellas explotadas por Augas de Galicia, entidad dependiente de la Consellería de Infraestructuras y Movilidad. Estas 10 EDAR son: Baiona, Nigrán, Gondomar, Cambados, Moraña, Porto do Son, Muros, Melide, Ares y Cedeira. También participan en el proyecto las empresas operadoras de agua Geseco y Copasa. El presupuesto global del mismo asciende a cerca de 70.000 euros y cuenta con un plazo de ejecución inicial de 3 meses, prorrogable.

La novedad de este proyecto es el análisis y detección del virus SARS-CoV-2 mediante técnicas avanzadas y la secuenciación masiva de nueva generación en aguas, para establecer la presencia de virus a través de heces, aguas residuales y bioindicadores marinos. Para la detección de la COVID-19 y la carga viral, se realizará la toma de muestras en el entorno del vertido final (río o mar), con especial atención a la detección del virus en especies como el mejillón. También se harán muestras en estos animales (de batea o roca) que se encuentren próximos a las salidas de las depuradoras. Este proyecto permitirá evaluar el incidente y la evolución de la pandemia en Galicia a través de la detección del virus en sus aguas residuales y en especies acuáticas, bioindicadores en los puntos de vertido. Los resultados de los trabajos darán una información fundamental de cuál es el estado de la pandemia, permitiendo una detección prematura de posibles rebrotes que, además, contribuirá a determinar la evolución de la epidemia en Galicia.

Hace falta señalar que estas tareas de investigación conjunta, que ahora se amplía a un total de 10 depuradoras, comenzaron en el mes de mayo en las instalaciones de Cambados, Nigrán y Baiona, seleccionadas en base al gran incremento de población en época estival, con el objetivo de servir de puntos de alerta temprana ante posibles rebrotes de la enfermedad asociados a los desplazamientos vacacionales. Con esta estrategia se pretende aumentar la fracción de población en seguimiento, pasando de 33.083 a 112.442 ciudadanos según el censo.

Hasta ahora, en estas depuradoras se tomaron un total de 168 muestras entre los meses de mayo y junio. Los puntos de muestreo se localizan en diferentes partes del tratamiento de las depuradoras, así como en los puntos de vertido. Además, se tomaron muestras de bioindicadores (sedimentos y mejillón) en zonas próximas a los puntos de vertido de agua tratada. Hasta el momento, los resultados de los análisis completados en 77 muestras, resultaron negativos en la presencia de material genético del SARS-CoV-2.

 

Otro trabajo de investigación

La Consellería de Infraestructuras y Movilidad, a través de Augas de Galicia también forma parte del proyecto que se está desarrollando con la Universidad de Santiago y las empresas operadoras del agua, en el que está rastreándose la presencia del virus en las aguas y, sobre todo, en los lodos resultantes de los procesos de depuración de siete estaciones depuradoras: Vigo, Ferrol, Viveiro, Lugo, Ourense, Santiago y Ribeira, a modo de sistema de sistema de vigilancia y alerta temprana para prevenir rebrotes de la COVID-19.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus