1 de julio, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

La historia de las tuberías de fundición ha ido acompañada de la evolución de los distintos revestimientos, tanto externos como internos, hasta llegar a poder realizarse instalaciones para transportar cualquier efluente en cualquier ambiente. Si recientemente Saint-Gobain PAM exponía en Tecnoaqua las variantes de revestimientos exteriores para las canalizaciones de agua y las características particulares de los revestimientos seleccionados por la compañía para sus tuberías de fundición dúctil, ahora se centra en los revestimientos internos.

Atendiendo a los revestimientos internos dispuestos sobre la superficie interior del tubo con la labor de protegerlo de la degradación que puedan provocar los efluentes que discurrirán por el mismo, en el caso de su aplicación en tubos de fundición dúctil, la tipología más extendida es la de los revestimientos a base de morteros de cemento, si bien existen otras variables que se ajustan a las distintas necesidades.


Revestimiento interno de mortero de cemento para aguas potables o de riego

Las aguas utilizadas para riego o aguas potables son los efluentes menos agresivos que pueden ser transportados por las tuberías de fundición dúctil. Aún así, un revestimiento tiene que garantizar siempre una correcta protección de la fundición dúctil.

Según la norma de producto UNE EN 545:2011 existen dos tipologías de cemento aplicables a las aguas potables y de riego, (la norma incluye un apartado par los cementos aluminosos, pero estos no son compatibles con las aguas de consumo humano por lo que no se tienen en cuenta en este punto). La mayoría de fabricantes opta por la utilización de cementos sulfato-resistentes, un revestimiento activo de alta compacidad y adherencia, conferidas por el procedimiento de aplicación del mismo, que consigue dos de sus principales ventajas:

  • Elevada compactación y adherencia a las paredes de la tubería.
  • Desplazamiento de los áridos finos a la superficie en contacto con el agua, que confiere al revestimiento unos valores de rugosidad muy bajos (0,03 mm de rugosidad absoluta).

El revestimiento de mortero de cemento presenta, una vez terminada su aplicación, una serie de fisuras de retracción producto de los procesos de fraguado del mortero. Lejos de ser una anomalía o defecto del revestimiento, estas fisuras facilitarán la interacción entre las aguas y el propio revestimiento, estando su tamaño regulado y limitado por la norma de producto UNE EN 545:2011.


Revestimiento interno de mortero de cemento para aguas residuales

El revestimiento más utilizado para el transporte de aguas residuales mediante tuberías de fundición dúctil es el mortero de cemento. En cambio, para el transporte de este tipo de efluentes agresivos se utilizan cementos aluminosos que presentan mayores resistencias además de una mayor resistencia a la abrasión y al desgaste siendo este último punto de vital importancia dado que, en este tipo de canalizaciones (saneamiento), es bastante común la presencia de efluentes con sólidos en suspensión.

El sistema de aplicación es exactamente el mismo que el utilizado para agua potable. La normativa UNE EN 598:2008, Tubos, accesorios y piezas especiales de fundición dúctil y sus uniones para el saneamiento recoge las especificaciones de este tipo de revestimientos.


Revestimientos especiales

Existen casos en los que se pueda llegar a requerir de revestimientos especiales que no dispongan de las limitaciones establecidas para los revestimientos internos analizados. Son revestimientos pasivos que, mediante el aislamiento de la tubería de cualquier contacto con el efluente, permiten la utilización de las mismas para el transporte de cualquier material.

Actualmente, existen dos tipos de revestimientos especiales aplicados a las tuberías de fundición dúctil, ambos con composición polimérica:

  • Revestimientos internos de poliuretano. Aplicación sobre la superficie interior de una capa de poliuretano, color ´arena´, con un espesor que puede variar de las 800 micras a los 1,6 mm en función del diámetro y el uso final de la tubería. Se trata de un revestimiento de altas prestaciones, con adherencias superiores a los 8 MPa y alargamientos a rotura superiores al 10%. Las elevadas resistencias ofrecidas frente a aguas extremadamente ácidas o básicas permiten el transporte de cualquier agua que sitúe sus valores de pH entre 1 y 13.
  • Revestimientos internos derivados del polietileno. El Ductan, revestimiento interior aplicado sobre las tuberías de fundición dúctil de las gamas Blutop y Topaz de Saint-Gobain PAM, mejora las prestaciones de las tuberías de fundición dúctil en pequeños diámetros, reduciendo su peso y aumentando su tolerancia a efluentes agresivos. Es más flexible y resistente que el revestimiento de poliuretano descrito anteriormente, con alargamientos que superan el 400% y adherencias por encima de los 14 MPa. El Ductan ofrece valores de resistencia frente a aguas extremadamente ácidas o básicas, que permiten el transporte de aguas con niveles de pH que pueden ir de 1 a 10.

Por su naturaleza polimérica, ambos revestimientos mejoran las rugosidades dadas para los revestimientos de mortero de cemento, situándose sus valores en 0,005 para los revestimientos de poliuretano y en 0,0018 para las tuberías revestidas con Ductan.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus