7 de enero, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible busca garantizar el acceso de toda la población a recursos de agua limpia de calidad, asegurando prácticas responsables de saneamiento y reutilización de aguas residuales. La Asociación Española de Normalización (UNE) contribuye a su consecución a través de numerosas normas técnicas y la implantación de buenas prácticas ambientales en la organización

El agua es la fuente de la vida. Por ello, su escasez, un saneamiento insuficiente o una calidad deficitaria se traducen en un impacto negativo en la seguridad alimentaria y en las opciones de supervivencia de muchas personas en el mundo.

El sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible Agua Limpia y Saneamiento busca garantizar el acceso de toda la población a recursos de agua limpia de calidad, asegurando prácticas responsables de saneamiento y reutilización de aguas residuales. Para ello, resulta fundamental un incremento de la financiación de proyectos de investigación e implementación de sistemas de gestión sanitaria de agua potable y de desechos amigables con el medio ambiente, especialmente en zonas rurales y en vías de desarrollo.

En España, casi la totalidad del agua es apta para el consumo y la mayor parte de la población dispone de agua accesible de calidad, así como de conexiones a plantas de tratamiento de aguas residuales. No obstante, el consumo desproporcionado de agua en el territorio nacional es causante de una crisis de estrés hídrico, protagonizada, también, por la disminución drástica de las precipitaciones como efecto del cambio climático en un 18 % con respecto del año 1980.

La amenaza de la desertificación parte de la naturaleza semiárida o árida de gran parte de la península y, ligada al factor ambiental, supone todo un reto para la consecución del ODS 6, íntimamente relacionado con el ODS 13 Acción por el clima y con el ODS 15 Vida de ecosistemas terrestres. Por ello, la gestión de los recursos hídricos y de aguas residuales se sitúan en el centro de las políticas públicas españolas en el Plan de Acción para la Agenda 2030.

 

900 normas UNE

La Asociación Española de Normalización (UNE) ha identificado cerca de 900 normas del catálogo español que facilitan a las organizaciones la consecución del ODS 6.

Por ejemplo, la Norma UNE-EN ISO 14046 Gestión ambiental. Huella de agua. Principios, requisitos y directrices establece los requisitos que permiten evaluar la huella hídrica de los productos y organizaciones a partir del ciclo de vida.

Con respecto a la calidad del agua, destaca la serie de Normas UNE-EN ISO 5667 Calidad del agua. Muestreo, entre las que encontramos una guía para el diseño de los programas de muestreo y técnicas de muestreo (UNE-EN ISO 5667-1), y otras que parten de la primera para ser aplicadas en entornos más específicos, como ríos (UNE-EN ISO 5667-6) o lodos (UNE-EN ISO 5667-13).

Mientras, la serie de Normas UNE-ISO 6107 hace referencia al vocabulario de calidad del agua.

Además, en términos de calidad, juegan un papel importante normas con relación a materiales en contacto con agua potable para consumo humano, como las contempladas en la serie UNE-EN 12873 Influencia de los materiales sobre el agua destinada al consumo humano. Influencia de la migración. También, cabría resaltar la abundante normalización aplicada al tratamiento de productos químicos destinados a la obtención de agua potable para consumo humano, y que partiría de la UNE-CR 14269 Productos químicos utilizados para el tratamiento del agua destinada al consumo humano. Directrices generales para su adquisición.

 

Suministro de aguas y aguas residuales

En materia de suministro y sistemas de abastecimiento de agua destacan la Norma UNE-EN 1508 Abastecimiento de agua. Requisitos para sistemas y componentes para el almacenamiento de agua, la serie UNE-EN 13443 Equipo de acondicionamiento del agua en el interior de los edificios o la serie UNE-EN 15975 Seguridad en el suministro de agua potable. Directrices para la gestión del riesgo y las crisis.

Para el tratamiento de aguas residuales o contaminadas resulta indispensable, en primer lugar, la normativa relativa a la caracterización de residuos, como la serie UNE-CEN/TR 15310 Caracterización de residuos. Muestro de residuos, que ofrece orientaciones para su análisis. En relación con la purificación de aguas residuales, destacan la serie de Normas UNE-EN 12255 Plantas depuradoras de aguas residuales y la serie de Normas UNE-EN 12566 Pequeñas instalaciones de depuración de aguas residuales para poblaciones de hasta 50 habitantes equivalentes.

Por su parte, la nueva Norma UNE 149002 Criterios de aceptación de productos desechables vía inodoro contribuye al saneamiento de aguas. Este estándar establece los criterios y requisitos que permiten identificar qué productos son o no biodegradables y desintegrables y, en consecuencia, se pueden tirar o no al inodoro. Se trata de un nuevo caso de éxito de cómo la normalización da respuesta eficaz a los retos de la sociedad y las organizaciones, al resolver la problemática de los atascos en las redes de saneamiento, mediante productos de calidad respetuosos con el medio ambiente.

En un ámbito más general y horizontal, es necesario implementar sistemas de gestión ambiental que contribuyan a preservar el entorno y el uso eficiente del agua. En este sentido, resulta indispensable la norma UNE-EN ISO 14001 Sistemas de gestión ambiental. Requisitos con orientación para su uso.

Por último, UNE actúa desde un punto de vista organizacional teniendo en cuenta acciones que contribuyen al ODS 6. Así, mantiene una política corporativa sostenible gracias a la formación en buenas prácticas ambientales de sus empleados.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus