26 de noviembre, 2019 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Facsa, dentro de su compromiso con la innovación y la aplicación de las últimas tecnologías a la gestión del ciclo integral del agua, pondrá en marcha un innovador proyecto de investigación para estudiar la puesta en marcha de nuevas líneas de aprovechamiento y valorización de los subproductos que se generan en el proceso de tratamiento de las aguas residuales.

En concreto, Facsa habilitará en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Alcoi una planta piloto que permitirá transformar el proceso convencional de tratamiento de los lodos en una biorrefinería capaz de generar productos de valor añadido para la sociedad, como biopolímeros, biogás y biofertilizantes.

El proyecto, denominado Bioedaria, tendrá una duración de dos años y servirá para estudiar cómo, a través de la aplicación combinada de distintos procesos biotecnológicos, como la digestión anaerobia en doble fase, la bioacumulación de polihidroxialcanoatos (PHA) y polifosfatos (Poli-P) y el cultivo de microalgas, es posible transformar los residuos en recursos y nuevos productos de valor añadido.

En ese sentido, además de favorecer el tratamiento sostenible de las aguas residuales, la iniciativa contribuirá a promover un modelo de gestión de economía circular en el entorno de las EDAR, para valorizar y dar una segunda vida a los residuos, reduciendo al máximo la fracción que termina en los vertederos.

Para desarrollar esta investigación Facsa ha escogido la instalación de Alcoi, al ser la única EDAR de España que dispone de un sistema de digestión anaerobia en doble fase de temperatura, lo que facilitará la implementación de este tipo de tecnología en caso de que el proyecto se desarrolle finalmente a escala real. La planta transformará el proceso convencional de tratamiento de lodos en una biorrefinería capaz de generar productos de valor añadido. En la actualidad, la valorización de este subproducto presenta limitaciones. Aunque los lodos se someten a un tratamiento para su estabilización, lo que abre la puerta a su reutilización como abono, una parte de estos residuos termina incinerada o en el vertedero.

La iniciativa, financiada por la Agencia Valenciana de Innovación (AVI) -referencia INNCAD00/19/061-, también contará con la colaboración del Centro Tecnológico AINIA, que se encargará de las primeras fases de experimentación a escala de laboratorio, aporta rsu conocimiento en el campo de la valorización de residuos orgánicos y prestar su asesoramiento técnico durante el proyecto. 

El proyecto se sitúa, además, en sintonía con los retos y soluciones identificadas por el comité estratégico de innovación especializado (CEIE) de la AVI que ha identificado retos y soluciones en el ámbito de la economía circular. En sus conclusiones, este grupo de especialistas aboga explícitamente por innovar en el desarrollo de técnicas de revalorización de lodos de depuradora como uno de los objetivos prioritarios.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus