17 de mayo, 2019 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las aguas de vertido procedentes de la industria plantean muchos problemas de contaminación ambiental, lo que obliga a estas industrias a instalar tratamientos adecuados para reducir los altos niveles de contaminantes en sus efluentes. Así lo ha hecho la empresa Remosa en un secadero de jamones.

La Directiva marco 2000/60/EC de la Unión Europea deja claro el marco legislativo a seguir al desarrollar unas directrices básicas en función de los parámetros fisicoquímicos y biológicos. En el caso de un secadero de jamones, es verdad que hoy en día existen modernos equipos que permiten el lavado y desalado, usando métodos que requieren poco consumo de agua potable, lo que hace que el proceso sea sostenible.

En este tipo de industrias se efectúa un lavado con agua para quitar los residuos de sal que están en la superficie después de salar el jamón, produciéndose aguas residuales que contienen una elevada cantidad de sal y una elevada contaminación. Por ello, se debe aplicar un adecuado tratamiento de aguas residuales en el lavado y desalado de jamones. Las ingenierías desarrollan hoy en día procesos fisicoquímicos y biológicos que dan soluciones medioambientales a este tipo de aguas y Remosa, como fabricante, es capaz de cubrir estas exigencias.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus