21 de marzo, 2017 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Mina, Aigües de Terrassa ha dado el pistoletazo de salida a los actos de conmemoración de sus 175 años de historia con un acto institucional celebrado en el Centro Cultural de Terrassa, que ha contado con la preencia del alcalde Jordi Ballart, y del conseller de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull. En su intervención, Marià Galí, president dela operadora de aguas, ha destacado la extraordinaria relación de Mina con la ciudad de Terrassa a lo largo de estos años y "las ganas y compromiso de seguir contribuyendo al desarrollo del territorio, así como seguir colaborando con las administraciones públicas, servir a los clientes y mejoar las prestaciones con nuevas propuestas".

Para Marià Galí "Mina, Aigües de Terrassa tiene ideas, conocimiento, capacidad técnicas y disponibilidad financiera para desarrollar propuestas concretas sobre la gestióndel servicio, tanto a nivel de aspectos tecnológicos como ambientales, de sostenibilidad hídrica, de ciclo del agua y de responsabilidad social". Tras haver un repaso a la historia de la empresa, Galí comentó la "voluntad de la empresas de colaborar en iniciativas de participación ciudadano de cara a definirun modelo de ciudad de futuro en relación a aquellas cuestiones vinculadas con la gestión del agua".

Unas 300 personas han asistido a este acto, en el que se ha proyectado un vídeo conmemorativo de los 175 años de vida de Mina. La compañía ha reconocido a aquellos trabajadores con más de 40 años en la empresa con la entrega del escudo de oro y plata de la entidad.

 


175 años de historia

El 17 de marzo de 1842, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Terrassa se constituyó Mina, Aigües de Terrassa, con el objetivo de dotar agua a la población y la industria, en plena implnantación de la revolución industrial en la ciudad de Terrassa. Desde entonces, Mina ha continuado trabajando para conseguir fuentes de abastecimiento que le permitieran atender las necesidades que egeneraba una ciudad industrial, mediante adquisición de derechos de captación de caudales y minas particulares o con el impulso desde el panta de la Xuriguera.

A medida que la ciudad crecía, se estudiaron otras alternativas hasta que, de acuerdo con el Ayuntamiento, se optó por traer agua del río Llobregat, materializado en 1941. Ya en los años 70 e inicio de la democracia, Mina no paró de promover nuevos proyectos como la creación de la socidad Consorci d´Abastament d´Aigua del Riu Llobregat, que construyó las primeras instalaciones de captación, tratamiento y aducción para el abastecimiento regional, lo que es la actual infraestructura pública del sistema Ter-Llobregat. Otros hitos fueron la construcción de la propia planta de tratamiento de aguas superficiales en Abrera o nuevos pozos de captación.

Actualmente, ante la finalización de uno de los contratos de servicio de agua con el Ayuntamiento de Terrassa, la empresa ha propuesto encontrar una solución de relación público-privada para continuar prestando el servicio de abastecimiento de agua de Terrassa.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus