29 de noviembre, 2016 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

10 años después de la puesta en marcha en Gandía de las desnitrificadoras de Ull de Bou y Falconera, ambas instalaciones vuelven a implantar soluciones tecnológicas de vanguardia para mejorar el agua suministrada en todo el municipio. En este caso se trata del carbón activado granular, cuyas plantas combinan esta tecnología con la  electrodiálisis reversible para garantizar un agua de excelente calidad.

Las plantas de Ull de Bou y Falconera son las primeras de la Comunidad Valenciana que combinan la electrodiálisis reversible (EDR) y el carbón activado granulado (CAG) para mejorar el agua de la zona de Gandía. Como resultado del tratamiento avanzado de potabilización mediante esttas dos tecnologías, todos los vecinos reciben en sus domicilios un agua blanda, con un contenido en nitratos inferior a 25 mg/L, la mitad del valor máximo admitido en el RD 140/2003, y sin presencia de plaguicidas ni compuestos orgánicos, mejorando el olor y sabor en el agua de grifo para consumo humano.

Estos datos ponen de relieve la sostenibilidad de estas plantas y el esfuerzo continuo del Grupo Aguas de Valencia y el Ayuntamiento de Gandia por la optimización de los recursos hídricos, pues el agua que se emplea para el lavado de filtros se recircula a cabecera de la planta para volverla a introducir en el proceso de potabilización, tras pasarla por unos filtros de cartucho de 5 µm.

La implantación del carbón granulado es debido a que la tecnología de EDR únicamente elimina las partículas iónicas pero no elimina plaguicidas, al ser apolares. Por ello, los técnicos del Grupo Aguas de Valencia en coordinación con el Ayuntamiento de Gandia, tras analizar las diferentes opciones tecnológicas, optaron por el sistema de filtración de carbón activo granular (CAG), debido a su gran superficie específica y porosidad que permite adsorber grandes cantidades de contaminantes orgánicos del agua.

El consejero del Grupo Aguas, Dionisio García Comín, explicó en la inauguración de la planta de Ull de Bou que "lo que hoy es ya una realidad no es sino el éxito y el resultado de una colaboración público-privada eficiente. En 2006 y 2007 Aguas de Valencia y el Ayuntamiento de Gandia ya fuimos pioneros con la construcción de la primeras plantas desnitrificadoras de España (Ull de Bou y Falconera) y, sobre todo, fuimos capaces de atender las necesidades de nuestros conciudadanos, garantizando la distribución de un agua de excelente calidad a todos los hogares del municipio".

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, valoró el nuevo sistema implantado y expresó que para que una ciudad sea amable ha de comprometerse con la sostenibilidad y con el uso responsable del agua. "Gandia es pionera y ejemplo en el uso del agua potable en su red municipal. De hecho, hace más de una década ya apostó y realizó una importante inversión en ella. Las medidas que estamos impulsando ahora y las que tenemos programadas a medio plazo van encaminadas a hacer de Gandia una ciudad más saludable si cabe".

 

Breve repaso histórico

El 28 de septiembre de 2015, la Junta de Gobierno local del Ayuntamiento de Gandia aprobó los proyectos de inversión de la planta de filtración por carbón activo para eliminar los plaguicidas en Ull de Bou y Falconera.

En octubre 2015 se inició la construcción del sistema de filtración de carbón activo granular como tratamiento final a la EDR y antes de la desinfección con hipoclorito. La capacidad total de la filtración de CAG es de 32.000 m3/día y en junio 2016 se iniciaron las pruebas de funcionamiento operativo de los filtros de CAG, instalación que en la actualidad está en funcionamiento continuo.

 

Pioneros en electrodiálisis reversible

Las plantas de electrodiálisis reversible de Ull de Bou y Falconera fueron las primeras de su categoría en toda España, ejemplo de otras que, posteriormente se construyeron. Desde entonces, se garantizó el abastecimiento de toda Gandia un agua potable con un índice de nitratos menor a 25 mg/L, la mitad de la cantidad máxima permitida por el Real Decreto 140/2003 sobre calidad del agua de consumo humano. Asimismo, se estaba recuperando el 90% del agua para consumo humano, destinando el 10% restante en parte a usos secundarios (baldeo de calles, riego...).

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus