18 de noviembre, 2016 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

La compañía valenciana Acondaqua, empresa perteneciente a Grupo Projar, ha puesto en marcha dos proyectos de reutilización de agua que van a lograr la independencia hídrica en torno a un 70% en dos empresas textiles. Este hecho supone garantizar la producción de agua en el caso de que incluso existiera un corte temporal de suministro hídrico en el exterior.

El resultado es fruto del trabajo previo realizado in situ con un laboratorio móvil, factor diferenciador de Acondaqua. Durante los pilotajes se toman muestras de agua que se analizan al momento, lo que supone reducción de tiempos de espera. Asimismo, durante los días de trabajo, los técnicos especialistas en procesos industriales y tratamientos de agua se ´sumergen´ en la cadena de producción de cada industria. De este modo, observan y estudian los procesos en los que se consume agua y se genera vertidos desde la primera línea. Con la información recopilada, junto con las analíticas realizadas y los ensayos a escala realizados, se consigue una información muy valiosa que convierten las necesidades de las compañías en oportunidades de mejora. Además, mediante la unidad móvil, se dispone de un despacho equipado que facilita en gran medida el trabajo de ingeniería, junto al problema a resolver.

 

Calidad superior a la de la red

En las dos industrias textiles analizadas, Hilos Bobinados y Non-Woven, se han diseñado dos procesos, uno mediante una tecnología de membrana plana de ultrafiltración por gravedad y otro que combina un proceso biológico y de membrana, que permiten recuperar una parte importante del agua rechazada inicialmente. De esta forma, se logra una calidad de agua incluso superior a la original de la red de aguas potables y, además, se consigue reducir considerablemente la dependencia frente al suministro externo. Este factor es determinante en empresas que trabajan 24 horas al día los 7 días de la semana en una época como la actual de sequía y cortes puntuales añadido a limitaciones en volúmenes de suministro. El agua, una vez tratada, se acumula en depósitos que, tras pasar por procesos de desinfección avanzada -ozono, electrólisis-, vuelven al proceso productivo con las máximas garantías de calidad.

El pilotaje in situ es un método de trabajo que proporciona soluciones tecnológicas que dan respuestas a la actual situación de suministro de agua a la vez que cumplen los límites de vertido en España. Según el director técnico de Acondaqua, Alejandro Pérez, "es nuestra obligación como profesionales del agua, brindar soluciones ingeniosas, garantizadas, supervisadas y económicamente viables a la industria, así como asesorar a los órganos reguladores sobre la situación real acerca de la gestión del agua en la calle". Y añade, "esta profesionalidad es esencial para evitar situaciones de captaciones ilegales, dilución de vertidos con agua potable, vaciado de depósitos con vertidos tóxicos en época de lluvias, muestreos de autocontrol falseados o conexiones ilegales a colectores municipales, ya que son situaciones que por desgracia se ven con demasiada frecuencia".

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus