19 de marzo, 2015 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Grupo Aema, especialista en tratamiento y depuración de aguas en el sector alimentario, ha conseguido dos nuevos contratos. Por un lado, instalará una nueva planta de tratamiento de aguas de aporte (PTA) de ósmosis inversa en una importante fábrica de cervezas en Zaragoza. Con esta planta, diseñada a medida, se podrá tratar el agua de pozo para diferentes usos. Por el otro, optimizará la planta de depuración de una importante bodega en la localidad de Requena, después de tres satisfactorios años de explotación y mantenimiento.

La PTA para la empresa cervecera está compuesta por unos filtros autolimpiantes y ultrafiltración por membranas con sistema CIP completo para 90 m3/h. Aguas abajo, una ósmosis inversa para 35 m3/h con membranas de alto rechazo, baja presión y resistentes al biofouling, contenidas en vasos de presión de acero inoxidable. Todo ello se completa con control de nivel de llenado en tanques y dosificaciones químicas y gestión del sistema desde un autómata centralizado.

Aema, en esta línea de actuación, tiene capacidad de operar hasta el último detalle, ya que no solo diseña y construye adaptándose a las necesidades del cliente, sino que también se encarga de la instalación y mantenimiento de todos los procesos para garantizar el cumplimiento de las especificaciones requeridas.

 

Actuación vitivinícola

En el caso de la bodega, la actuación da continuidad a su compromiso con el medio ambiente, apostando por mejorar la estación depuradora y ajustarla a las nuevas necesidades y tecnologías. Esta optimización de la planta se basa fundamentalmente en el reemplazo de las antiguas membranas por módulos de fibra hueca sumergida PVFD de última generación. Se ejecutará la instalación de un casete de 16 módulos MBR dejando espacio para la instalación de otro en ampliaciones futuras.

Con esta actuación se consiguen las siguientes ventajas:

  • Incrementar la excelencia en los resultados analíticos del agua de vertido.
  • Derivado de lo anterior, asegurar un pago mínimo en el canon del agua de vertido.
  • Ahorrar energía; gracias a la forma implícita de trabajar del equipo.
  • Facilitar la limpieza del MBR.

Además, se complementará la EDAR con instrumentación e integración de Scada, facilitando las labores de explotación y mantenimiento a distancia y ejerciendo un riguroso control sobre todo el proceso.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus