27 de septiembre, 2022 Reportajes comentarios
< Volver

Durante la primavera de 2020, en el municipio de Anglet, en el sureste de Francia, se comenzó a llevar a cabo la sustitución de las antiguas canalizaciones de abastecimiento de agua. En la obra participó Saint-Gobain PAM, en una demostración de su apuesta porla economía circular.

Saint-Gobain PAM, muy concienciada con la sostenibilidad y el medioambiente, de la mano de SOGEA Sud-Ouest, empresa de Nueva Aquitania especializada en la construcción y renovación de redes hidráulicas, decide reciclar íntegramente en la fábrica de Santander las antiguas canalizaciones de fundición. Fue lo que ocurrió en 2009 con la renovación de la red de abastecimiento del palacio de Versalles cuyas canalizaciones eran de finales del siglo XVII. La extracción y reciclaje de las antiguas canalizaciones permite también optimizar y liberar el subsuelo de material antiguo, a menudo abandonado en el espacio urbano.

 

Contexto de la obra

En la región del País Vasco francés, se reemplazaron 400 m DN400 de canalizaciones de fundición gris existente, por 426 m DN400 de tubería PAM Natural de fundición dúctil. Estos trabajos exigían la eliminación de la antigua canalización de agua potable, que fue adjudicada en 1932 a Saint-Gobain PAM Francia.

Aunque la red seguía funcionando, la instalación prevista de redes de alcantarillado y pluviales, la importancia de la obra y la restauración total de esta avenida muy transitada, fueron las razones para optar por su renovación. Fabricadas en fundición gris sin revestimiento específico exterior ni interior y ensamblado por juntas de cuerda y plomo, estas tuberías llevaban instaladas más de 70 años.

A pesar de no tener revestimiento exterior ni interior, no se encontró ninguna evidencia de pérdida de propiedades en los materiales que pudiera ocasionar fugas. Los tubos extraídos fueron almacenados en las cercanías y marcados con pintura para rastrearlos visualmente durante la operación de reciclaje en la planta. Al finalizar los trabajos de extracción, Saint-Gobain PAM España repatrió estas antiguas tuberías.

 

Trabajo en la fábrica de Santander

Toda tubería de Saint-Gobain PAM comercializada en Europa, como es el caso de las futuras canalizaciones de Anglet, se fabrican en Santander, situada a menos de 250 kilómetros de Anglet. La fábrica de Saint-Gobain PAM, produce su propio metal en un horno de cubilote, que es el más adecuado, junto al horno eléctrico, para el uso de chatarra y de materiales reciclados. Este cubilote es del tipo de aire caliente, que optimiza la eficiencia energética y medioambiental al precalentar el aire de combustión e inyectarlo de nuevo en el horno.

A su recepción, las muestras de fundición gris son analizadas por los laboratorios de la fábrica, con el fin de conocer su composición química exacta y anticipar los tratamientos necesarios para eliminar las impurezas y establecer la velocidad de introducción en el horno. La fundición tiene una tasa de reciclaje cercana al 100% e infinita manteniendo las mismas prestaciones. Durante el ciclo de producción se filtran todas las emisiones contaminantes y se reciclan todos los residuos.

Los revestimientos internos y externos, diseñados y patentados por su centro tecnológico de I+D, se aplican a las tuberías para protegerlas de forma duradera de la agresividad del suelo y de la naturaleza. Todas las tuberías de agua potable y aguas residuales están protegidas contra la corrosión por el revestimiento Biozinalium, aleación de zinc y aluminio enriquecida con cobre depositada por metalización al arco eléctrico, y Aquacoat, que es una pintura acrílica sin bisfenol A ni compuestos orgánicos volátiles.

 

Conclusión

Gracias a la mejora de los procesos de fabricación y a sus innovadores revestimientos, Saint Gobain PAM ha triplicado la vida útil de sus tuberías desde el siglo pasado, al mismo tiempo que ha reducido sus necesidades de energía y materias primas, reduciendo así sus emisiones de CO2.

En este proyecto, la huella de carbono se ha reducido por tres gracias al reciclaje de las antiguas canalizaciones y a la proximidad de la planta de Santander con Anglet ha permitido reducir aún más la huella de carbono. Y para cerrar el círculo, más de 100 m de tuberías de DN150 Natural PAM Natural fueron reutilizadas en otra obra del País Vasco francés.

El reciclaje de las tuberías de fundición se inscribe perfectamente en el marco de la economía circular y permite obtener importantes beneficios medioambientales, ofreciendo así una respuesta a las demandas de la sociedad sobre la necesidad de aumentar las acciones en los ámbitos del medio ambiente y el desarrollo sostenible, optimizando su gestión patrimonial.

Para poder ver este Vídeo ha de habilitar las Cookies de Marketing, puede hacerlo desde la Configuración en la página de Politíca de Cookies

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas o videos vistos). Puedes obtener más información y configurar sus preferencias.

Configurar cookies

Por favor, activa las que quieras aceptar y desactiva de las siguientes las que quieras rechazar. Puedes activar/desactivar todas a la vez clicando en Aceptar/Rechazar todas las cookies.

Aceptar/rechazar todas
Cookies Analíticas

Cookies que guardan información no personal para registrar información estadística sobre las visitas realizadas a la web.

Cookies de Marketing

Cookies necesarias para determinadas acciones de marketing, incluyendo visualización de vídeos provenientes de plataformas como Youtube, Vimeo, etc. y publicidad de terceros.

Cookies de Redes Sociales

Cookies relacionadas con mostrar información provenientes de redes sociales o para compartir contenidos de la web en redes sociales.