14 de octubre, 2019 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

De acuerdo con el RD 140/2003, el agua apta para el consumo humano no debe mostrar presencia de los indicadores bacterianos Escherichia coli, Clostridium perfringens y Enterococcus sp. Pero, aunque no se detecten estos indicadores, el agua del grifo no es estéril y puede tener cierta cantidad de microrganismos que muchas veces puede generar colonias en las placas de cultivo. Lejos de representar un peligro para la salud humana, si se dispone de un método rápido, sencillo, robusto y fiable para la identificación de estas colonias, se puede avanzar mucho en el conocimiento de la microbiología del agua potable. El proyecto Drinking Water Library ha permitido desarrollar la primera base de datos para MALDI-TOF MS específica para bacterias presentes en aguas de consumo.

El proyecto Drinking Water Library (DWL) para el desarrollo de una base de datos de perfiles MALDI-TOF para identificar cepas bacterianas presentes en aguas de consumo (aguas de proceso, red de distribución, manantiales y embotelladas). El proyecto DWL se desarrolló entre octubre 2015 y diciembre 2018, a través de la colaboración entre Aigües de Barcelona y los centros de investigación públicos Fundació Bosch i Gimpera-Universidad de Barcelona (FBG-UB) y la Colección Española de Cultivos Tipo (CECT)-Universidad de Valencia, junto con la participación de Bruker, y con el apoyo técnico del Centro Tecnológico del Agua (Cetaqua).

Gracias al proyecto DWL se ha logrado obtener la primera base de datos para MALDI-TOF MS específica para bacterias presentes en aguas de consumo. Esta colección, formada por 320 cepas diferentes, supone un beneficio para el control microbiológico rutinario que se realiza en las operadoras de tratamiento y distribución de agua, ya sea potabilizada o embotellada, dado que ayuda a caracterizar microbiológicamente el agua de suministro.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus