14 de mayo, 2018 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Para analizar y dar respuesta a las necesidades actuales y futuras de una estación depuradora de aguas residuales (EDAR), la asociación Grupo Bioindicación Sevilla (GBS) y la revista profesional Tecnoaqua celebraron el pasado 18 de abril en Madrid la jornada técnica ´El reto de la depuración en el siglo XXI: control y análisis de la calidad de los procesos en una EDAR´. Dirigida a todos aquellos profesionales y técnicos que gestionan y controlan los procesos de una planta depuradora, más de un centenar de asistentes escucharon y debatieron los retos del futuro con la decena de ponentes de gran renombre que formaban el cartel del evento, todos ellos grandes expertos en materia de depuración. Este reportaje resume el contenido de la jornada. La jornada contó con el patrocinio de Acciona Agua, Global Omnium y MicroPlanet Laboratorios y la colaboración de Emasesa y AEAS.

España necesita casi 3.000 millones de euros de inversión en depuración hasta el año 2021, lo que supone el mayor porcentaje (un 29,2%) entre las actuaciones en materia de agua de nuestro país. Esta cifra no solo incluye la construcción de nuevas instalaciones de tratamiento de aguas residuales urbanas e industriales, sino también la mejora y adaptación del tratamiento en instalaciones existentes para conseguir la eliminación de nutrientes, la ampliación de su capacidad o ajuste de un sobredimensionamiento, la reducción de costes energéticos en los procesos, la desinfección de microcontaminantes y otros parámetros, la eliminación de olores, la recuperación de subproductos, la reutilización u otras mejoras. Es decir, se busca el aprovechamiento integral de la depuración de las aguas residuales.

Bajo ese prisma se celebró esta jornada técnica, siendo algunas de sus conclusiones finales las siguientes:

  • La necesidad de una legislación en algunas ocasiones más real y, en otras ocasiones, que rellene vacios legales que limitan el desarrollo del sector.
  • La necesidad de plantillas mejor formadas en las empresas y entidades.
  • Riesgo de perder capacidad de saneamiento por falta de inversiones.
  • El potencial del feedback técnico para plantear mejoras en el sector como el ocurrido durante este encuentro.
  • El compromiso de caminar hacia una gestión integral del recurso hídrico.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus