14 de febrero, 2017 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

El abastecimiento de agua potable y la evacuación y tratamiento de aguas residuales son sectores estratégicos para la salud y bienestar y son un indicador claro del nivel de desarrollo de un país. El usuario, sin embargo, no es normalmente consciente de ello debido a la fiabilidad y calidad del servicio, y le otorga poco valor, incluso considerando el pago de sus tasas como un impuesto. Eso sí, cuando se produce un fallo en el suministro o un atasco del sistema de evacuación, se experimenta el enorme valor del ciclo integral del agua y se toma conciencia de que aporta salud, higiene y vida de calidad.

El usuario, aún así, ignora en su mayoría el proceso que sufre el agua desde su captación al grifo de la vivienda, así como el servicio de tratamiento de aguas residuales, desde su propio wc hasta el mar en el que se baña o el campo donde se cosecha su cena. Tras el análisis de la actual legislación referente al Real Decreto 140/2003, se observa que no solo hay que ser escrupulosos con el agua de consumo humano o la que se gestiona de una manera directa. El agua residual y los productos que están en contacto con ella deben centrar también la atención y vigilancia, tal y como se expone en este artículo.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus