8 de diciembre, 2016 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Los conductos de hormigón han sido el pilar de los sistemas de saneamiento y drenaje de las ciudades europeas desde la segunda mitad del siglo XIX. Ofrecen un sinfín de ventajas de las que, en síntesis, hay que subrayar su rápida instalación, su buena resistencia mecánica y los bajos costes de mantenimiento. Además, un hormigón sano y compacto presenta una buena durabilidad cuando se encuentra sometido a las condiciones ambientales habituales a las que se exponen las tuberías de hormigón.

En este artículo elaborado por la Asociación Nacional de la Industria del Prefabricado de Hormigón (Andece), junto con el Instituto Español del Cemento y sus Aplicaciones (IECA) y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), se analiza la acción de los agresivos químicos que pueden afectar a la durabilidad de los conductos de hormigón utilizados en saneamiento y drenaje, con el fin de entender su modo de acción y, así, poder adaptar el producto a las condiciones del medio a través de las actuaciones adecuadas en las fases de proyecto, fabricación y puesta en obra.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus