24 de julio, 2020 Productos Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Vogelsang, empresa especializada en soluciones para el tratamiento de aguas residuales, presenta BioCut, un equipo para la limpieza eficaz de tanques de tormentas. Es una solución ante las toallitas, fibras, trapos y otros residuos que van a parar a las plantas depuradoras.

Debido al cambio climático, las lluvias torrenciales cada vez son más frecuentes y devastadoras. Los sistemas de alcantarillado, las tuberías y los canales de gran tamaño que permiten que el agua de lluvia pueda ser drenada rápidamente ya no son suficientes. Por este motivo, un número creciente de municipios optan por la instalación de tanques de tormentas para recoger y liberar las aguas pluviales de manera paulatina y constante hacia las estaciones depuradoras de aguas residuales para su posterior tratamiento.

Durante la fase de carga, el agua de lluvia llega a gran velocidad, transportando todo tipo de sólidos orgánicos, como fibras, e inorgánicos, como toallitas húmedas. A pesar de la instalación de filtros y desarenadores, una gran cantidad de residuos sigue llegando al tanque de tormentas. Los materiales más densos sedimentan en el fondo y los más ligeros flotan en su superficie. Una vez se drena el fluido, toda esta materia queda depositada en el fondo del tanque. Para eliminarla se suelen usar bombas trituradoras de achique, sin tener en cuenta su baja eficiencia y sus limitaciones a la hora de manejar fluidos viscosos con alto contenido de sólidos. Como ejemplo, en el tanque de tormentas de Butarque (Madrid), cuya capacidad de almacenamiento ronda los 400.000 m3, se producían innumerables averías durante su limpieza y drenaje, por la existencia de grandes cantidades de fibras y trapos que atascaban las bombas principales de la planta. Vogelsang solucionó este problema instalando un BioCut.

BioCut de Vogelsang consta de una bomba lobular VX186-260Q y un macerador RotaCut RCX-58G conectados en serie sobre una misma bancada. El uso de una bomba lobular autoaspirante hace posible su instalación en la cámara seca de bombeo. El BioCut de Butarque fue diseñado para una capacidad de 55-220 m3/h, pudiendo bombear fluidos y lodos con un alto contenido de sólidos y fibras. El lodo, antes de llegar a la bomba, pasa a través del macerador, donde las piedras y objetos metálicos son decantados, a la vez que los trapos y fibras son cortados para poder ser posteriormente bombeados. El macerador protege aguas abajo a la bomba y al resto de la instalación frente a posibles daños y atascos. El cuadro de control permite la monitorización de las variables del proceso en remoto.

Vogelsang BioCut permite el vaciado y la limpieza de los tanques de tormentas de una forma rápida, económica y eficaz.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus