Publicidad

Empresas Premium

23 de diciembre, 2014 Productos Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Anisol Equipos, compañía especialista en el campo de la analítica industrial, cuenta con el turbidímetro TF56, que controla la cantidad de sólidos que puede contener el agua de alimentación de una planta con ósmosis inversa. 

El control de la calidad del agua en las plantas de ósmosis inversa es muy importante dado que un excesivo contenido de sólidos podría dañar las membranas de la planta, lo cual supondría un alto coste económico debido al precio de estas membranas. Niveles superiores a 10 NTU ya pueden hacer peligrar la integridad de estas membranas. Para evitar este tipo de problemas, Anisol presenta su turbidímetro TF56, que controla la cantidad de sólidos que puede contener el agua de alimentación de la planta.

Este equipo es de doble haz (medición en dos longitudes de onda), por lo que, además de medir el nivel de partículas, mediante el canal secundario detecta cambios de color e incluso los efectos producidos por el envejecimiento de la lámpara. De esta manera se compensa la medida de sólidos con el segundo canal, alcanzando así la máxima precisión en la medida. Este equipo permite medir en rangos de 0-25 a 500 ppm; o de 0-10 a 200 FTU, con una precisión mejor de +/- 0,5% del rango de medida y con una repetibilidad del +/- 1% del rango de medida. Además, el controlador 556 asociado al TF56 permite seleccionar diferentes rangos de una manera sencilla y proporciona las señales necesarias para nuestro control.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus