23 de julio, 2014 Productos Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

La empresa Renolit presenta las geomembranas Alkorplan como soluciones de impermeabilización para depósitos de agua potable. Renolit Alkorplan son unas membranas más flexibles y resistentes a la perforación que las membranas rígidas y pueden ser instaladas con mayor facilidad y sin esfuerzo sobre todo tipo de soportes. Su alto rendimiento funcional permite que sean utilizadas con espesores inferiores a las membranas más rígidas.

Las geomembranas Renolit Alkorplan son membranas de rápida instalación, pues no es necesario la preparación del soporte ni la espera para el llenado de agua (ningún secado) y son aplicables tanto para la rehabilitación como para obras nuevas. No adherentes al hormigón, se instalan en total independencia del soporte. Con una elongación a la rotura del 300%, son totalmente estancas en el caso de fisuras en el hormigón.

Estas geomembranas disponen de las certificaciones necesarias para el almacenamiento de agua potable en la mayoría de los países europeos. Por ejemplo, están certificadas para el uso alimentario según la norma europea EN 1186/1-15 (test de migración). También están certificadas bajo conformidad sanitaria para estar en contacto con aguas destinadas al consumo humano, para lo cual Renolit dispone de dos calidades:

  • Renolit Alkorplan 35052: geomembrana no reforzada, sin bisfenol, con certificado de potabilidad.
  • Renolit Alkorplan 35152 New: geomembrana, no reforzada, sin bisfenol y sin ftalatos, con certificado de potabilidad.

Soluciones inteligentes: impermeabilización de un embalse

Como ejemplo de uso de estas membranas se detalla el caso de los depósitos de almacenamiento de agua potable con cubierta flotante en el embalse de Córcega. Este embalse se encarga de almacenar volúmenes importantes de agua en invierno para tener disponible este recurso durante la alta temporada turística, particularmente en julio y agosto, cuando la asistencia es máxima y el recurso en agua en lo más bajo.

Renolit propuso como solución el almacenamiento en una balsa con cubierta flotante, donde el agua está almacenada entre dos geomembranas:

  • La primera, no reforzada, está colocada en el fondo del depósito para asegurar la impermeabilización.
  • La segunda, reforzada con una malla de poliéster, está colocada con un sistema de flotadores y de lastres con el fin de no tener arrugas en la superficie de la cubierta de la balsa.

Como solución económica de alta capacidad, cumple los siguientes objetivos:

  • Creación de depósitos con la capacidad de almacenar y proteger el agua durante más de 6 meses sin que el agua tenga sabor, o que no se tenga que efectuar costosos tratamientos en el momento de su uso.
  • Evitar las pérdidas de agua por evaporación, lo que representa unos 1.300 y 1.800 mm de agua por año y m2 en países del mediterráneo.

La cubierta flotante está realizada con la lámina reforzada Renolit Alkorplan 00312, una geomembrana multicapa, reforzada, con una cara interior certificada para estar en contacto con el agua potable.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus