13 de enero, 2014 Productos Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Schneider Electric, especialista global en gestión de la energía, ha presentado su tercera generación del variador de velocidad Altivar 1200. Este variador está indicado para las potencias entre 315-16.200 kVA en todos los niveles de tensión a motor existentes desde 2,3 a 11 kV, e incluso disponible en 13,2 kV de entrada. De este modo, se evita instalar nuevos transformadores adaptativos o de aislamiento galvánico.

Altivar 1200 es capaz de conseguir un ahorro energético en grandes bombeos y ventiladores en media tensión de hasta un 40%. Este tipo de ahorros permiten obtener retornos de la inversión (ROI) inferiores a 2 años en la mayoría de casos. La estructura interna del equipo permite conseguir un equipo sin repercusiones aguas arriba y abajo y, lo que es más importante, todo ello es posible sin necesidad de filtros externos. Por lo general, las tecnologías que utilizan estos filtros pueden provocar resonancias y golpes de par negativos que derivan en vibraciones y roturas de ejes imprevistas, lo que ocasiona grandes pérdidas de operación en las instalaciones a las que dan servicio.

Altivar 1200 no produce sobrecalentamiento debido a generación de armónicos ni daños en el aislamiento del motor. Los armónicos son inferiores al 5% cumpliendo las recomendaciones más exigentes y un factor de potencia cercano a 1 sin necesidad de compensación externa. Como consecuencia, el transformador superior no requiere desclasificación ni provoca saltos intempestivos de las cargas adyacentes. Su innovadora tecnología multinivel entrega una señal senoidal al motor que permite trabajar a largas distancias entre variador y motor sin dañar el aislamiento del mismo. Cualquier cableado y motor ya existentes son válidos sin necesidad de ningún rebobinado o instalación de cojinetes cerámicos que aumentarían la inversión penalizando el ROI. 

Así mismo, gracias a la integración del transformador en el equipo, el cliente no necesita instalar un nuevo transformador de aislamiento galvánico para evitar perturbaciones electromagnéticas ni tiene que instalar complicados transformadores multipulso que encarecen la inversión y la instalación. Con esta solución, todo encapsulado, se consigue un equipo plug & play muy compacto que minimiza al máximo las famosas corrientes por los cojinetes que llegan a provocar paros de producción indeseados.

Finalmente, este equipo integra un circuito de bypass automático sin paso por 0. Esta funcionalidad permite que ante un fallo en la celda de potencia, el equipo no se detiene y continúa suministrando servicio y sin provocar golpes de par. Esta ventajosa característica posibilita un paro programado para la restitución de las celdas de potencia averiada. Como son extraíbles e intercambiables, la intervención puede durar entre 20 y 30 minutos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus