Publicidad
13 de octubre, 2021 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Sorigué y el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), entidad referente en el ámbito científico y con amplia experiencia en nanotecnología, trabajan en el desarrollo de membranas que reduzcan los costes de producción y operación aumentando su estabilidad y durabilidad mediante nanotecnología en un proyecto que busca soluciones innovadoras para mejorar la sostenibilidad del ciclo del agua.

´Aqua-gox: Desarrollo de membranas de alto impacto basadas en grafeno para el tratamiento de agua´ es el nombre de este trabajo exploratorio que en los próximos meses verificará las prestaciones de las membranas sintetizadas para su utilización en plantas de depuración de agua convencionales. En la fase de investigación en laboratorio, Sorigué ya ha presentado una patente de membrana, hecho que confirma su potencial como elemento clave para dar un salto cualitativo en el tratamiento de aguas residuales.

Los reactores biológicos de membrana (MBR) que actualmente se utilizan en las plantas depuradoras de aguas son muy costosos a nivel energético, operativo y de mantenimiento. La propuesta de Aqua-gox es desarrollar una membrana comercial con materiales innovadores que asegure bajos costes de fabricación y de operación sin comprometer los altos estándares de calidad esperados en cuanto a estabilidad térmica, mecánica y química. “Buscamos sintetizar una membrana más barata, con mayor permeabilidad y menos requerimientos de limpieza, sin alterar su selectividad”, explica Silvia Carrasco, directora de transferencia de tecnología y conocimiento de ICFO.

Desarrollada mediante técnicas de nanotecnología, la membrana sintetizada podrá ser utilizada en procesos convencionales de tratamiento de aguas residuales. Para este fin se construirá un piloto en una EDAR municipal de más de 100.000 habitantes donde se tratará el agua salida de los reactores biológicos y se verificará su eficiencia en un entorno real.

Al ser más permeable, utilizará menos energía para filtrar agua sin comprometer la calidad del filtrado. Además, gracias a las propiedades biocidas del grafeno, requerirá menos etapas de limpieza para mantener su rendimiento. La nueva membrana promete reducir el consumo energético y asegurar un proceso más sostenible. Además, el producto favorecerá la economía circular porque "cada vez más, se está apostando por tecnologías de membrana para aumentar la calidad del efluente de las plantas de tratamiento de agua residual y fomentar su reutilización en aplicaciones municipales, industriales o agrícolas", indica Andreu Iglesias, delegado de ingeniería, operación y mantenimiento de Sorigué.

 

Sinergias para la competitividad

Referente en infraestructuras y sistemas de saneamiento, Sorigué espera demostrar las ventajas competitivas de Aqua-gox transfiriendo los resultados de esta investigación a las más de 15 plantas depuradoras que gestiona actualmente. La iniciativa, que se viene gestando desde 2018 en el Departamento de Innovación de Sorigué, cuenta con la financiación de la línea ´Núcleos de investigación industrial y desarrollo experimental´ para proyectos de economía circular de ACCIÓ, Agencia para la Competitividad de la Empresa de la Generalitat de Cataluña y con el soporte de fondos FEDER.

Según Joan Pons, director de Innovación de Sorigué, "el mercado de las membranas para reactores biológicos es amplio, y la mejora de sus características y propiedades siempre ha despertado el interés de los fabricantes". En este sentido, la alianza con ICFO, centro tecnológico referente en la producción de materiales avanzados, nanoestructuras y recubrimiento de superficies, ha permitido dar un paso más allá en procesos de investigación, desarrollo e innovación. Una sinergia que aprovecha los puntos fuertes de cada uno de los equipos para llevar más rápido al mercado productos derivados de la investigación y potenciar la transferencia tecnológica.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus