Publicidad

Empresas Premium

14 de mayo, 2021 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Teidagua y Canaragua , con el apoyo tecnológio de Dinapsis, han puesto en marcha un proyecto de investigación para el estudio de las redes de abastecimiento a través de algoritmos de predicción y conseguir su sostenibilidad en el tiempo.

En las infraestructuras de servicios públicos, como es el caso de los sistemas de distribución de agua, existen numerosos factores de distinta índole como pueden ser económicos, ambientales, técnicos, financieros, legales, entre otros, que exigen realizar una gestión lo más eficiente posible de estos sistemas, de forma que se pueda asegurar su disponibilidad y a su vez garantizar su sostenibilidad en el tiempo. Para ello se requiere de un direccionamiento apropiado de los recursos disponibles.

Canaragua y Teidagua, apoyados en Dinapsis como expertos en transformación digital para el sector del agua, avanza en el análisis predictivo para poder gestionar mejor las diferentes necesidades de las redes de abastecimiento de agua. El día a día del equipo de matemáticos, físicos, expertos en hidráulica e ingenieros consiste en analizar datos relativos al abastecimiento de agua, con la ayuda de las nuevas tecnologías tipo inteligencia artificial, machine learning, deep learning...

El machine learning permite a los operadores de agua tener respuestas del tipo: ¿cuándo debo renovar un contador de agua?; ¿qué tipo de contador es el más adecuado para un consumidor determinado?; ¿quién puede estar sustrayendo agua del sistema?; ¿dónde hay fugas en la red? O ¿ cuándo debo susituir un activo del sistema como son las tuberías?

En la gestión de un servicio como el del agua es clave conocer el ciclo de vida de los activos y sus costes asociados para realizar una gestión eficiente de los mismos. En la práctica, resulta todo un reto para los operadores ser capaces de controlar todas las variables que afectan a los elementos de un sistema, entre los que se incluyen los efectos causados por el deterioro natural del material del cual están conformados. La base de estas infraestructuras está constituida por conductos que pueden estar conformados de diferentes materiales y diámetros, que en su conjunto forman las redes de suministro de agua. Adicionalmente a los sistemas que tienen naturaleza pasiva, existen otra serie de elementos mecánicos o que funcionan con componentes electrónicos, que normalmente regulan los sistemas de red, y que también tienen sus periodos de obsolescencia o reposición y que influyen o son influidos por el comportamiento de los sistemas pasivos.

Desde hace muchos años y con mayor intensidad en los últimos por el aumento de la inversión para ello, Teidagua ha mejorado enormemente sus sistemas de monitorización de las redes de abastecimiento municipales de San Cristóbal de La Laguna y Tacoronte, lo que ha permitido, junto al capital acumulado por la importante experiencia en la gestiones de redes de abasto, más el apoyo del conocimiento y tecnología de su socio operador Canaragua reducir significativamente la frecuencia e importancia de las fugas además de determinar un conjunto de componentes que explican una parte importante de estas, con carácter dinámico, y, por tanto, aproximar un cierto análisis de la vida útil de los activos y su necesidad de reposición. El sistema de monitorización permite, así mismo, obtener un número relevante de datos, de carácter recurrente, en tiempo real y con componente espacial, lo que permitiría mejorar los procesos de análisis de la red con una mayor aplicación de técnicas de ciencia de datos.

En este proyecto se busca obtener un modelo que permita estimar el tiempo de vida útil de las conducciones o canalizaciones de una red de agua y predecir su número de fallos en el tiempo. Para ello es importante conocer el ciclo de vida de las canalizaciones, incluyendo todas sus fases: diseño, construcción, transporte, instalación, servicio, mantenimiento y su reemplazo. A lo largo de este proceso existen diversas variables o factores internos, externos o propios del servicio que prestan, lo cual se ve reflejado en ocurrencias de fallos y en consecuencia de la vida útil de una red.

Un modelo eficiente y con alto grado de confiabilidad solo se consigue si es planificado y diseñado de forma cocreada, mediante un modelo iterativo, entre los agentes desarrolladores del modelo y quienes harán uso del mismo. Por ello, es necesario una metodología basada en la participación directa del equipo de Teidagua junto a la dirección técnica de Canaragua y de Utopía Consultores, que colaboran en el proyecto, con el objetivo de lograr una visión conjunta y consensuada, por ambas partes, de todo el proceso de diseño del modelo.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus