Publicidad

Empresas Premium

25 de febrero, 2021 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Sorea, empresa del grupo Agbar, ha iniciado en Sant Cugat (Barcelona) una prueba piloto con una tecnología pionera basada en inteligencia artificial para detectar fugas y fraudes en la red de distribución de agua potable. Sant Cugat es el primer municipio donde se ha testeado el funcionamiento de esta tecnología, que consiste en un dispositivo no invasivo para la red que es capaz de medir cabales muy pequeños (desde 0,02 L/min), hecho que permite detectar fugas procedentes incluso de un grifo mal cerrado.

Las tecnologías actuales para la detección de fugas son normalmente procesos complejos que requieren actuar sobre la red o bien interrumpir el servicio para detectar en qué punto se ha producido la fuga. Con esta prueba piloto, Sorea pretende implantar innovaciones que permitan operar de una forma más ágil, sostenible y, si es posible, sin afectaciones en el servicio para así evitar molestias a la ciudadanía.

La tecnología que se está testando está formada por sensores especiales que se colocan en el cuerpo de las tuberías o válvulas y un transmisor de datos (el conjunto de la instalación mide menos que un teléfono móvil), que envía la información a un servidor en el que un programa de inteligencia artificial detecta anomalías en el caudal. Se han realizado varios ensayos con el fin de poderse aplicar en tuberías de distintos diámetros, materiales, cabales y presiones.

Estos dispositivos son especialmente útiles para fugas que se encuentran habitualmente en los tramos de acometida entre la tubería principal y el contador del usuario y que son imperceptibles, pero representan pérdidas que, aunque no se pueden medir, se producen y lógicamente hay que eliminar. También sirve para la detección de fraudes en los hidrantes y redes contra-incendio.

Los dispositivos se han situado en zonas en las que está implantado el sistema de telemetría y se han buscado diferentes tipologías de usuarios para poder explorar mejor su funcionamiento. Las pruebas se han realizado con grandes usuarios, contadores sociales y baterías de contadores plurifamiliares. Los resultados han mostrado que el dispositivo es altamente eficaz en el caso de contadores de viviendas unifamiliares y redes contraincendio.

La ventaja principal de este dispositivo es su alta capacidad para detectar fugas de agua en la red sin interrumpir el suministro, pero también el ahorro en costes en cuanto a la detección de fraudes y pérdidas de agua que permite no malgastar un recurso natural escaso como el agua.

Gracias a la experiencia tecnológica de una empresa como Agbar -grupo al cual pertenece Sorea-, es posible realizar este tipo de pruebas e instalar estos dispositivos con un coste reducido para que sea accesible para municipios como Sant Cugat. La vigilancia tecnológica y las pruebas de campo que se han realizado en colaboración con la Knowledge Technology Office de Agbar, así como una importante inversión de la compañía, permiten desarrollar esta tecnología pionera que mejora el servicio en la ciudad.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus