19 de noviembre, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Una coalición de un total de 62 organizaciones, que representan toda la cadena de valor del suministro de agua y el saneamiento, han firmado una declaración conjunta en la que se hace un llamamiento a las instituciones de la Unión Europea (UE) a que consagren el derecho humano al agua y al saneamiento en la legislación de Europa. Entre ellas organizaciones se encuentra la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), junto a más de 40 entidades de nuestro país. Esta declaración cobra hoy más fuerza que nunca, al celebrarse el Día Mundial del Saneamiento.

Esta iniciativa arrancó el pasado 21 de octubre con la adhesión inicial de 26 entidades europeas, incluida AEAS, y se ha hecho extensiva hasta hoy, Día Mundial del Retrete. En este tiempo, AEAS ha hecho un nuevo llamamiento a nivel nacional para respaldar esta Declaración, a la cual se han sumado más de 40 entidades de nuestro país. Los firmantes de la Declaración piden a los responsables políticos europeos que garanticen un mejor acceso a los 10 millones de personas que todavía carecen de servicios de saneamiento seguros en la UE, y subrayan que el acceso universal a servicios de saneamiento dignos y seguros es una necesidad fundamental y un derecho humano.

De hecho, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció en 2010 el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento, y en 2015 el Derecho al Saneamiento como un derecho independiente. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 apunta a asegurar el acceso al agua potable y al saneamiento para todos en 2030. Y la meta 6.2 de dicho ODS pide específicamente un saneamiento adecuado y equitativo para todos. Además, la actual crisis sanitaria causada por la Covid-19 ha puesto de relieve la importancia vital del agua, el saneamiento y la higiene para proteger la salud humana durante las pandemias. Por tanto, señalan las entidades, "creemos que existe una gran oportunidad para abordar el tema del acceso al saneamiento en la próxima revisión de la Directiva de Tratamiento de Aguas Residuales Urbanas, aprobada hace casi 30 años.

La nueva Directiva sobre el Agua para Consumo Humano ha introducido, acertadamente, un artículo que promueve el acceso al agua, especialmente para las personas más vulnerables, que exige a los Estados miembros que identifiquen a las poblaciones que carecen de acceso al agua potable y encuentren soluciones para remediarlo. Del mismo modo, debería incluirse un artículo que promueva el acceso al saneamiento en la nueva Directiva de Tratamiento de Aguas Residuales Urbanas.

Los signatarios están plenamente comprometidos con la promoción y el logro de los Derechos Humanos al Agua y al Saneamiento, y el ODS 6. La declaración completa está disponible en el siguiente enlace: https://www.europeanfiles.eu/environment/joint-statement-for-the-promotion-of-access-to-sanitation-for-all-in-europe.

Las 62 entidades firmantes de la declaración son las siguientes: Acciona, AEAS, Aguas de Benahavís, Aguas de Córdoba-EMPROACSA, Aguas de Huelva, Aguas de Montilla, Aguas de Portugal, Aguas del Añarbe, Aguas de Torremolinos, Aguasvira, Aigües d’Elx, AISE, Aljarafesa, Almar Water Solutions, Ambling, AquaFed, Aquafin, AquaFlanders, Aqualia, ASA Andalucía, Axaragua, Canal de Isabel II, Consorci d’Aigües de Tarragona, Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, DAM, De Watergroep, DuPont, Ecolab, EDAFO, EMA, EMACSA, EMALSA, EMASAGRA, EMATSA, EPSAR, FACSA, FP2E, Gestagua, Global Omnium, Grundfos, GS Inima, Hidralia, Kamstrup, Kimberly-Clark, Krüger, Mancomunidad Comarca de Pamplona, MARE, Miya Water, NILSA, Our Future Water, Remondis, Sabemsa, Saur, Sercomosa, Socamex, Suez, Tedagua, Unilever, Villeroy & Boch, Veolia, Water Europe, WEO, Young Water Professionals Spain (IWA), Xylem.

En un día como el de hoy, desde AEAS "queremos reiterar nuestro compromiso con la implantación y gestión de los mecanismos de acción social y la prestación universal de los servicios de agua urbana, así como con el objetivo de ´No dejar a nadie atrás´". Dado el carácter vital y esencial del agua, y por su sentido de servicio público, tradicionalmente los operadores de los servicios de agua urbana (empresas públicas, privadas, mixtas y entidades locales o regionales) cuentan con dichos mecanismos que consisten, actualmente, en bonificaciones contempladas en la tarifa de agua y/o en fondos de solidaridad, correspondiendo a los poderes y administraciones públicas la determinación de los beneficiarios.

Debe ser un objetivo de los mecanismos de acción social evitar los posibles errores administrativos e incidir en la agilidad y simplificación de los procedimientos para asegurar la asequibilidad de los servicios de agua, con la finalidad de que ningún hogar en situación de vulnerabilidad se quede sin suministro de agua y saneamiento y dar cumplimiento a este derecho humano universal.


Estado del saneamiento en España

En los países europeos el saneamiento incluye el alcantarillado y la depuración como elementos constitutivos de ese servicio trascendental para la higiene ciudadana, la salud y la protección del medio ambiente acuático.

Desde hace años, el sector del agua urbana viene reclamando la urgencia de realizar un esfuerzo continuado para aumentar la resiliencia acometiendo tanto la renovación de infraestructuras como la construcción de otras nuevas necesarias, estas últimas fundamentalmente en materia de saneamiento −depuración−, si se quiere alcanzar los objetivos medioambientales, mantener la calidad, la sostenibilidad de los servicios y afrontar los retos futuros como el cumplimiento de los ODS, la lucha contra el cambio climático y la protección de las siguientes generaciones.

En España, actualmente la media anual de inversión real no alcanza el 50% de lo necesario. En ese sentido, el agua urbana necesita una inversión anual de 2.500 millones de euros adicionales, hasta los 4.900 millones de euros anuales, para garantizar la calidad, la sostenibilidad de los servicios y afrontar los retos futuros como el cambio climático o los más exigentes requerimientos regulatorios en materia de calidad del agua, potabilización, depuración y reutilización. Resalta que España no cumple con la Directiva 271/91, ya que falta depurar con tratamiento secundario o adecuado a casi el 15% de la población (hay expedientes sancionadores desde Europa) y tampoco cumple los requisitos de tratamiento terciario (reducción de nutrientes).

Es importante que las necesidades de inversión en los sistemas de abastecimiento y saneamiento sean incluidas como un elemento fundamental en los planes estratégicos de las diferentes administraciones responsables o involucradas en su administración (central, autonómica y local), prestación y conservación, y deben ser cuantificables en todos los ámbitos de gestión: municipal, supramunicipal, autonómico y nacional.

Más información: Estudio: Análisis de las necesidades de inversión en renovación de las infraestructuras del ciclo urbano del agua".


El sector del agua y la recuperación económica

El sector urbano del agua puede ser una pieza clave dentro de la estrategia europea de salida de la crisis del COVID-19, basada en fomentar la economía circular, la transición ecológica, la digitalización, el big data y las nuevas tecnologías adaptadas, en lo que se ha venido a denominar el Green Deal (Pacto Verde) europeo. El sector de servicios de agua urbana −profesional y cualificado− tiene capacidad para movilizar con celeridad las inversiones que le sean asignadas. Muchas de las entidades y operadores, públicos o privados, tienen capacidad y solvencia para afrontar proyectos de corto, medio y largo plazo, incluyendo aquellos que requieren de complejos y eficientes modelos de alianzas públicas y privadas. El impulso del sector tendría como resultado apoyar una recuperación económica del país más justa y sostenible, generando actividades de alto valor añadido, a la vez que se contribuiría a crear empleo cualificado y de calidad, que se podría movilizar con celeridad.

Más información:

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus