14 de octubre, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Cabildo de Lanzarote ha decidido rastrear de manera permanente y estable la presencia de restos de COVID-19 en sus aguas residuales. Esto es, contar con un sistema de alerta temprana para adelantarse y localizar posibles focos de virus en toda la isla. Para ello ha escogido SARS GOAnalytics de Global Omnium.

Global Omnium ha comenzado a rastrear en diferentes puntos de Lanzarote la presencia de coronavirus a través de la herramienta SARS GO Analytics y pondrá en conocimiento del Cabildo los resultados en 8 horas desde su recepción. Se trata de una decisión sin precedentes en Canarias con la posibilitar una herramienta capaz de adelantarse en la detección de restos de COVID-19 hasta en 10 días, puesto que tanto asintomáticos como recién contagiados excretan estos restos desde el primer día, es decir, antes de tener síntomas. Para ello, la isla se ha dividido en varias zonas y se realizarán muestras cada 3 días. Se han establecido 18 puntos de muestreo que desde ayer ya se están analizando.

La herramienta SARS GOAnalytics se ha desarrollado con el objetivo de contribuir y sumar en la lucha contra el covid 19. La clave es el sistema de trabajo puesto que no sólo se detecta la presencia de concentraciones de restos de virus en el agua residual, sino que además, se persiguen estos restos aguas arriba por los colectores hasta lograr detectar el foco. Esto es, se puede llegar a nivel de barrios e incluso edificios.

SARS-GOAnalytics es un método pionero validado por el IATA-CSIC, capaz de determinar cuantitativamente el número de unidades genómicas del virus que provoca el COVID 19 presentes por litro de agua y, por tanto, de establecer la curva de la epidemia tras hacer un muestreo de datos y análisis. Su metodología permite anticiparse a algunos de los indicadores al uso y cruzar los datos con otros que recaba Sanidad para sumar información y hacer una foto más perfecta de la progresión o del retroceso de la pandemia.

Según los estudios, el coronavirus deja un rastro genético (ARN) que se mantiene en el cuerpo de los infectados durante 20 días. Este ARN es expulsado mediante heces y otros métodos de secreción, con lo que llega a las redes de saneamiento desde el primer día de la infección, aunque el paciente ni siquiera tenga síntomas o sepa que está infectado, es decir, sea asintomático. Por ello, gracias al sistema desarrollado por Gamaser (laboratorio de Global Omnium) s epuede monitorizar cómo se está comportando la pandemia a nivel genérico -entradas de EDAR- donde vierten zonas de población, e incluso sectorizar y controlar a nivel de pequeñas poblaciones o barrios.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus