9 de octubre, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española mediante videoconferencia en el Complejo de la Moncloa. Durante el acto, Sánchez ha destacado que este plan va a desencadenar el desarrollo de la segunda gran modernización de la economía española, pues dispone de 72.000 millones de euros hasta 2023. Un plan que va a permitir a España "crecer de una nueva manera, sobre unos pilares mucho más robustos". Esos pilares son básicamente dos: la inversión ´verde´, que representa más del 37% del total del plan; y la digitalización, con cerca del 33%.

El Plan de Recuperación, inspirado en la Agenda del Cambio, en la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, va a movilizar en los próximos tres años el 50% de los recursos con los que cuenta España gracias al instrumento Next Generation EU. Es decir, este Plan guía la ejecución de cerca de 72.000 millones de euros entre los años 2021 y 2023 y, además, cumple con precisión las prioridades de los fondos europeos de recuperación: la inversión "verde" representa más del 37% del total del Plan y la digitalización cerca del 33%.

El Plan diseñado para los próximos tres años se estructura en torno a las cuatro transformaciones que el Gobierno ha situado desde el principio en el centro de la estrategia de política económica: la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial. Cuatro líneas de trabajo cruciales en la respuesta extraordinaria que nuestro país pone en marcha para recuperar el bienestar y darle un impulso de largo plazo a la economía. El Fondo de Recuperación Europeo consta de dos instrumentos a través de los cuales se canalizarán los recursos: por un lado, la Facilidad para la Recuperación y la Resiliencia, que concentra el grueso con 59.000 millones en transferencias y, por otro lado, el REACT-EU que permite a nuestro país obtener financiación por un importe de 12.400 millones.

El Gobierno acelera plazos y adelanta 27.000 millones del Plan. En el proceso de recuperación y transformación de la economía española no se puede perder tiempo. Por este motivo el Gobierno ha decidido adelantar en los próximos Presupuestos Generales del Estado 27.000 millones de euros de este Plan. Un adelanto que, más allá de los tiempos que maneja la Comisión para los pagos, va a permitir acelerar la ejecución del Plan desde el mismo momento en el que los Presupuestos Generales del Estado se aprueben.


Diez políticas tractoras

El Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia se estructura en torno a diez políticas tractoras que van a incidir directamente en aquellos sectores productivos con mayor capacidad de transformación de nuestro tejido económico y social. Esas 10 políticas principales son:

  • Agenda urbana y rural, la lucha contra la despoblación y el desarrollo de la agricultura. En esta política se concentra el 16% de los recursos y entre sus objetivos figuran la mejora de la habitabilidad de entornos urbanos y dar respuesta a las necesidades del entorno rural, manteniendo la población y fomentando el empleo.
  • Infraestructuras y ecosistemas resilientes. La segunda política, que recibirá el 12% de los recursos, se centra en impulsar las Infraestructuras y los ecosistemas resilientes, a través de proyectos como el Plan de Conservación y Restauración de Ecosistemas, o el Plan de Preservación de Infraestructuras Urbanas, Energéticas y de Transporte, entre otros.
  • Transición energética. Para aprovechar el potencial de nuestro país para posicionarnos estratégicamente como líderes de la renovación energética se establece la tercera política tractora: la transición energética justa e inclusiva, a la que se destinará el 9% de los recursos.
  • Administración para el siglo XXI. La cuarta política tractora promoverá una administración para el siglo XXI, para que la administración pública actúe como motor de los cambios tecnológicos. Entre las reformas que incluye esta línea de trabajo figura la de la Modernización del Sistema de Justicia. A esta cuarta política se dedicará el 5% de los recursos.
  • Digitalización. La quinta política es la modernización y digitalización del ecosistema de nuestras empresas, a lo que se destinarán el 17% de los fondos ante la necesidad urgente de apoyar el tejido empresarial y garantizar nuestra competitividad industrial.
  • Ciencia e innovación. Esta crisis sanitaria ha puesto a la ciencia en un lugar preminente como palanca esencial en los planes de reconstrucción. Por ello la sexta política tractora es el Pacto por la ciencia y la innovación y el refuerzo del Sistema Nacional de Salud, que contará con el 17% de los recursos.
  • Educación y conocimiento. La séptima política tractora es la Educación y el conocimiento, la formación continua y el desarrollo de capacidades. Esta política concentrará el 18% de los recursos ya que si hay un elemento capital para que el Plan tenga el impacto deseado, ese es la inversión en capital humano.
  • Nueva economía y políticas de empleo. La octava política tractora es la Nueva economía de los cuidados y políticas de empleo. Entre este apartado se incluyen, entre otros, planes de choque para la economía de los cuidados de larga duración a personas mayores y dependientes, el refuerzo del Sistema Nacional de Dependencia o la modernización de las políticas activas de empleo. A ello se destinara el 6% de los recursos.
  • Desarrollo de la cultura y el deporte. La novena política tractora, con el 1,1% de los recursos, es el Desarrollo de la de la cultura y el deporte, dos industrias indispensables para el desarrollo de una sociedad libre y abierta.
  • Modernización del sistema fiscal. Y en décimo lugar, se abordará una Modernización del sistema fiscal incrementando la progresividad y redistribución de los recursos para lograr un crecimiento inclusivo y sostenible.


Colaboración y gobernanza eficaz

Con el fin de garantizar la correcta ejecución de los fondos, se van a reformar y desarrollar estructuras de seguimiento y coordinación. Por un lado se va a constituir una Comisión Interministerial presidida por el presidente del Gobierno y se creará una Unidad de Seguimiento del Fondo de Recuperación en el gabinete de presidencia del Gobierno. Además se va a instrumentalizar una colaboración específica con las Comunidades Autónomas y se introducirá el Fondo de Recuperación en los debates habituales de las próximas conferencias de presidentes autonómicos. También se facilitará una interlocución continua con las empresas que participan en los proyectos y se pondrán en marcha mecanismos de rendición de cuentas periódicos ante el Parlamento.

Por otro lado, para garantizar agilidad en la absorción de los fondos se pondrá en marcha una reforma profunda de las normas y leyes de la Administración general de Estado en tres frentes. En primer lugar, con el diseño de una gobernanza para los fondos que sea eficaz, fortaleciendo las estructuras administrativas responsables de este reto; en segundo lugar, el Gobierno acometerá las reformas legales administrativas necesarias para que la gestión de los fondos sea impecable y se ejecuten de manera transparente y ágil; y en tercer lugar se eliminarán las trabas administrativas y se resolverán los cuellos de botella que ralentizan y entorpecen la contratación y ejecución de proyectos para que las trabas burocráticas no frenen la recuperación de la economía.

 

Una transición ecológica llena de oportunidades

Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha señalado la agenda urbana y rural, el desarrollo de infraestructuras y ecosistemas resilientes y la transición energética justa e inclusiva como las tres grandes políticas palanca que centrarán las actuaciones de su departamento. Estos ejes, junto al abordaje transversal del reto demográfico, constituyen según ha explicado, "una oportunidad para transformar el país y avanzar en la modernización de la economía". "Este plan activa y moviliza inversiones con efecto multiplicador sobre la economía y el empleo, inversiones que generan competitividad, modernizan el tejido productivo y nos permiten ubicarnos en sectores estratégicos como país", ha señalado Ribera.

En su discurso, Teresa Ribera no ha querido olvidarse del agua. "Si hay un bien ambiental precioso, delicado, frágil, identificado bien por todo el mundo en nuestro país es el agua. Este plan de recuperación y dinamización económica y de empleo incorpora esta variable hídrica: reforzando la conservación y restauración del espacio fluvial, con la rehabilitación de unos 3.000 kilómetros de ríos dentro de los 25.000 contemplados en el plan europeo, recuperando la calidad de las aguas, liberando los cauces de obstáculos y mejorando la vegetación de ribera; invirtiendo en infraestructuras que garanticen la seguridad en la garantía de suministro –dentro de cada subsistema, combinando las distintas fuentes, favoreciendo seguridad en presas pero también eficiencia y reutilización o la recuperación ambiental de más de 20 acuíferos en grave peligro, en riesgo en nuestro país-. Necesitamos un sistema de gestión hídrica moderno, digitalizado, que nos permita contar en tiempo real con toda la información relevante sobre los usos del agua y capacidad de seguimiento, vigilancia y control del dominio público hidráulico".

Pero también ha hablado de otros ejes de su cartera. En lo referente a la Agenda Urbana y Rural, a la que se destinará el 16% de los recursos, el Gobierno apuesta por una movilidad sostenible, impulsando la electrificación y la renovación de la flota de vehículos, la rehabilitación energética de edificios y la transformación y digitalización de la cadena logística del sistema agroalimentario como acciones fundamentales, objetivos para los que se movilizarán más de 5.000 millones en tres años" .

En materia de Desarrollo de Infraestructuras y Ecosistemas Resilientes se promoverá un Fondo para la Restauración Ecológica para impulsar la transición verde y proteger la biodiversidad En ese sentido, la vicepresidenta ha destacado que se trabajará "en bosques y prevención de incendios, y en la restauración, entre otros, de 10.000 hectáreas de humedales". El refuerzo en la gestión de los recursos hídricos, con la rehabilitación de 3.000 kilómetros de ríos, y la adaptación de la costa al cambio climático, con la recuperación de, al menos, 200 kilómetros de litoral,centran también las actuaciones en este ámbito.

La transición Energética, que constituye la tercera de las palancas y concentra el 9% de los recursos del plan, pretende avanzar hacia un sistema 100% renovable, abierto a la ciudadanía, las empresas y las administraciones. Para lograrlo, se avanzará en un marco normativo claro, estable y predecible que estimule la inversión privada en el despliegue de renovables mediante un nuevo sistema de subastas y líneas de apoyo para proyectos innovadores, con una clara apuesta por la eólica offshore flotante. La apuesta por el hidrógeno renovable como un proyecto de país -clave para la reactivación económica y a la hora de alcanzar la neutralidad climática- y la Estrategia Nacional de Autoconsumo son algunas de las políticas de este eje, que otorga una gran importancia al diálogo, así como al apoyo y al acompañamiento para la reactivación de las zonas más afectadas por esta transición ecológica, que debe ser justa e inclusiva, abordando de manera transversal y prioritaria el reto demográfico.

La vicepresidenta también ha destacado los beneficios económicos de la economía circular son claros, generan inversiones con impacto notable en la actividad económica y nuevo empleo, con un potencial de más de medio punto adicional de PIB por año. Abordar la lucha contra la despoblación es una de las grandes prioridades y representa el 17% del total del plan. Para revertir la tendencia de décadas hacia la despoblación y el envejecimiento en áreas rurales, "empezaremos en municipios de menos de 5.000 habitantes, movilizando 12.000 millones de euros en tres años en eficiencia de edificación, depuración de agua, conectividad digital y educación conectada". También se impulsará el turismo sostenible, con énfasis especial en la calidad, tanto en entornos rurales y de alta montaña como en destinos turísticos maduros.


Una España digital

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha explicado que para que estas metas se alcancen es crucial abordar un proceso de modernización de nuestra estructura productiva en el que la transformación digital se convierta en un proceso esencial. Esa transformación digital dispondrá de un presupuesto de unos 20.000 millones de euros, equivalentes al 33% de la inversión prevista con las transferencias para el periodo 2021-2023.

Los proyectos relacionados con la digitalización se desplegarán a través de diez políticas tractoras que van desde la agenda urbana a la educación, desde la agricultura al turismo, desde la industria a la movilidad, desde la modernización de la administración pública hasta la nueva economía de los cuidados, con el objetivo de aprovechar esta oportunidad para impulsar una transformación digital que actúe sobre las infraestructuras y la tecnología, sobre los sectores económicos y el tejido productivo y sobre las personas. Los diez objetivos estratégicos de la agenda España Digital 2025, presentada por el Gobierno el pasado mes de julio, serán el camino a seguir en el proceso de digitalización que se verá ahora acelerado por el Plan de Recuperación para la Transformación de la economía española.

 

A continuación Tecnoaqua les ofrece el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española para su descarga.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus