Publicidad

Empresas Premium

24 de julio, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Agencia Catalana del Agua (ACA) ha impulsado la creación de un grupo de trabajo para el control de la presencia del virus Sars-CoV-2 en las aguas residuales. Los departamentos de Territori i Sostenibilitat y Salud lideran este proyecto, que analizará periódicamente la presencia del virus a la entrada de 56 estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR), que tratan el 80% de las aguas residuales de toda Cataluña.

Esta iniciativa, que cuenta con una inversión de unos 400.000 euros, incluye controles semanales y quincenales en esas 56 EDAR, convirtiéndose en una herramienta complementaria del Departamento de Salud para el control y seguimiento de la pandemia. De esas 56 plantas depuradoras, 34 se controlarán semanalmente durante todo el proceso, 3 se controlarán semanalmente solo durante el verano y las 16 restantes, quincenalmente. De esta manera se busca detectar la posible presencia de genes y observar la evolución en cada planta, teniendo en cuenta que se ha demostrado la capacidad de detectar ARN de SARS-CoV-2 en las aguas residuales entre 6 y 21 días antes de diagnosticarse los primeros casos.

La ACA impulsa la creación de este grupo de trabajo que incluye expertos del mundo científico. Asi, el proyecto cuenta con la experiencia y reconomiento del Institut Català de Recerca de l’Aigua (ICRA), que coordina el grupo; con la participación de dos laboratorios especializados de la Universitat de Barcelona (el Laboratori de Biologia Molecular de Virus Entèrics y el Laboratori de Virus, Bacteris i Protozous d’interès en Salut Pública i Seguretat Alimentària), y con Eurecat, centro tecnológico que participa en la iniciativa europea SEWERS4COVID sobre este asunto.


Control del 80% de las aguas residuales

Cataluña dispone actuallmente de 527 depuradores que saneean las aguas residuales del 97,1% de la población catalana. De ellas, 35 EDAR tratan el 80% del total de les aigües residuals, al estar situadas en las zonas más pobladas. El programa prevé la recogida periódica de muestras en los colectores de entrada de las 56 depuradoras urbanas participantes, seleccionadas según la población servida y la representación territorial.

Los controles quincenales en 16 EDAR se realizan en zonas con menos población y bajo riesgo de propagación del virus, mientras que las muestras semanales se reservan para las zonas con mayor densidad y mobilidad. En algunos casos se alterna el análisis de EDAR situadas en costa y montaña, ligadas a variaciones estacionales de población.

Una vez tomadas, las muestras se llevan a los laboratorios de la UB y Eurecat para su análisis. El ICRA hace un seguimiento de calidad e integridad del proceso para homogeneizar los protocolos de análisis y asegurar la fiabilidad de los posibles resultados positivo. Los resultados se trasladan al Departamento de Salut para su análisis y evaluación, como herramienta complementaria para adoptar medidas y acciones a través del Procicat en relación al control de la pandemia.

La metodología fijada en el estudio se basa en la constatación científica que la presencia del virus en la población se refleja en los restos genéticos del agua residual. Si bien estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que el virus no es activo a la entrada de las EDAR, los métodos analiticos permiten detectar su presencia y concentración, incluso antes de que aparezcan los casos clínicos. De esta manera, el agua residual se convierte en un valioso apoyo para la detección avanzada del virus como de la aparición de nuevos brotes, así como de la evolución y grado de extensión de esta enfermedad.

 

Comisión de seguimiento

Para el diseño de este proyecto se ha contado con la creación previa de un comité de expertos que permancerá actvo durante todo el programa para analizar el seguimiento. Este comité incluye una treintena de expertos en virología, epidemiología y genómica, porfesionales de laboratorios de aguas residuales y de gestión de alcantarillado, y de control del medio. Són técnicos del ACA, del Departament de Salut de la Generalitat, del ICRA, de la Universitat de Barcelona, de Eurecat, del Centre de Regulació Genòmica, de Agbar-Abemcia, de Cetaqua, del Catalan Water Partnership (CWP), de Ematsa y de Barcelona Cicle de l´Aigua (BCASA), si bien está abierto a otros actores y expertos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus