20 de enero, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Vega Instrumentos organizó el pasado 16 de enero una press conference en su sede del Parc Tecnològic del Vallès de Cerdanyola (Barcelona) para presentar su nueva gama de sensores para este año 2020. Estos equipos destacan por incorporar la tecnología de medición radar, en lugar del ultrasonido, pues de esta manera no se ven afectados por las condiciones ambientales, ofrecen una medida fiable incluso cuando está inundado, y son inmune a la suciedad y a las adherencias. Entre otras aplicaciones, estos sensores están indicados para la indutria del agua y las aguas residuales.

Vega Instrumentos dispone de diversas tecnologías para medir nivel (capacitivo, vibratorio, ultrasonido, radar…), siendo la tendencia actual, y por tanto una apuesta propia de  la compañía, por la radar. A diferencia del resto, sobre todo de la tecnología de ultrasonidos, según explica Francisco Rey Pérez, director técnico de Vega Instrumentos, la medición por radar es:

  • Una tecnología sin contacto (a través de ondas) con el producto, por lo que el equipo no se erosiona o rompe.
  • Una tecnología más fiable, pues la medida no depende de las características del producto y de las condiciones externas, como temperatura, estratificaciones gaseosas, presión y vacío o condiciones ambientales.
  • De fácil instalación, incluso desde la parte superior.
  • Permite el ajuste sin producto (no hace falta vaciar o llenar un tanque).

 

Historia de la tecnología radar

Antes de entrar de lleno en los nuevos instrumentos , Francisco Rey hizo un breve repaso histórico de la tecnología radar y su relación con Vega. Si bien la tecnología de ultrasonidos apareció en los años 50, la radar no se dio a conocer hasta la década de los 80. Por su parte, Vega lanzó su primer equipo, Vegapuls 64, en 1991, enfocado sobre todo para la industria química. Dos años más tarde, presentó el Vegapuls 81, un equipo optimizado para zonas ATEX y con mejoras en su recubrimiento. En 1997, la empresa lanza la seria Vegapuls 50, un equipo más reducido en tamalo y con mejoras electrónicas significativas, lo que convierte a Vega en el principal fabricante del mercado en tranmisión de nivel radar, con 7.000 sensores fabricados anualmente.

El siguiente gran paso no llega hasta la década del 2000. En 2003, con la serie Vegapuls 60 (con sistema modular Plics) alcanza los 17.000 sensores anuales. En 2015, la compañía lanza Vegapuls 69 (52.000 sensores); Vegapuls WL, un equipo específico para el sector del agua; así como el primer radar para sólidos. La mejora de los equipos es significativa, no solo en tamaño (que se reduce considerablemente), sino también tecnológica, pues se empieza a trabajar a 80 GHz, se mejora la señal y la fiabilidad. En 2017 se incorpora el Vegapuls 64, el primer equipo de 80 GHz para la medición de líquidos. Y en 2019, con mejoras electrónicas (nuevo chip o ´cerebro´ del equipo, por ejemplo), Vega alcanza los 95.000 sensores radar.

Expertos en sus inicios en la industria química, a la vez que Vega apostaba por esta tecnología se abrían nuevos mercados de aplicación. Así, al sector químico se fueron sumando oil&gas, farma, energía, alimentación y, cómo no, la industria del agua. Precisamente, el sector del agua es uno de los mercados donde la tecnología de ultrasonidos tiene una mayor implantación. Se calcula que a nivel mundial Vega dispone de unas 400.000 unidades implantadas. Estos datos confirman que, ante la mayor fiabilidad de la medición radar, esta tecnología centrará el foco a medio y largo plazo de Vega. Hay que tener en cuenta que los instrumentos de Vega pueden instalarse en casi cualquier fase, proceso o línea de una planta de tratamiento de agua: entrada en planta, entrada en tanques, medida de caudal en canal abierto, digestores, tanques químicos, biogás, tratamiento del fango, almacenamiento de fangos, silo de cal…

Hasta ahora, los ultrasonidos que se utilizan en el sector del agua suelen ser versiones compactas (IP68), versiones con cable y versiones con controlador, es decir, un transductor ultrasónico con controlador simple, a diferencia de los otros dos tipos que son inteligentes. Siguiendo con esta clasificación, Vega ha lanzado sus nuevos sensores de radar de 80 GHz, en los que no solo se ha mejorado su aspecto externo (tamaño, display...), sino también su tecnología interna (señal con alta sensibilidad, conexión a procesos, comunicación, conexiones inteligentes, simple configuración, mayor seguridad...). Todo ello para adecuarse a las necesidades del cliente.

 

Sensores concretos para el mundo del agua

En concreto para la industria del agua y las aguas residuales, Vega ha ampliado su gama de sensores radar con una nueva serie de instrumentos Vegapuls de 80 GHz. Gracias a su precisa focalización ofrecen unos valores de medición fiables, independientemente de las condiciones externas como la temperatura o la suciedad. La nueva serie de instrumentos está disponible tanto en versión compacta con compartimento de conexión de cable como con conexión de cable fijo (IP68).

El Vegapuls trabaja con una frecuencia emitida de 80 GHz, lo que significa que una antena de 80 mm requiere un ángulo de abertura de tan solo 3º. El sensor radar solo recibe reflexiones claras del producto que se debe medir, por lo que la medición es más segura y fiable. En comparación, en un sensor radar convencional con una frecuencia de emisión de 26 GHz, el ángulo de abertura es de unos 10° con el mismo tamaño de antena. Con un haz de señal mucho más ancho, los agitadores, elementos internos o adherencias en la pared del depósito ocasionan interferencias que podrían perjudicar el resultado de la medición. Así que en comparación con los sensores de ultrasonidos, no es necesario suprimir la señal de interferencia. Ni siquiera los condensados o la suciedad logran afectar a la nueva serie de instrumentos.

Las ventajas de Vegapuls son:

  • Puesta en marcha mucho más sencilla, incluso con geometrías del depósito complejas.
  • La mejor focalización aumenta la fiabilidad en todo el rango de medición.
  • Alta precisión, incluso si se monta cerca de la pared del depósito.

Esta serie de instrumentos se complementa con los controladores Vegamet, que disponen de una gran pantalla gráfica en la que se pueden visualizar todos los valores de medición. Inicialmente diseñada para satisfacer las necesidades específicas de la industria del agua y las aguas residuales, esta serie de instrumentos es idónea para una sencilla implementación de controles de bombas, mediciones de caudal en canales abiertos o sistemas de protección contra sobrellenado según la norma alemana WHG. Para protegerse de las condiciones meteorológicas, los controladores cuentan con una carcasa de campo resistente a la intemperie.

Todos los instrumentos se pueden ajustar cómodamente por bluetooth a través de un smartphone o tableta. Sobre todo en entornos adversos o en zonas con riesgo de explosión, facilitan enormemente la parametrización, la visualización y el diagnóstico.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus