26 de marzo, 2018 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Global Omnium y el Ayuntamiento de Andorra (Teruel) han aplicado el dióxido de carbono (CO2) en la red de suministro para solucionar el problema histórico de la dureza y alcalinidad del agua en todo el municipio. La colaboración público privada entre el consistorio y Global Omnium ha sido clave para mejorar la calidad de vida de los casi 8.000 habitantes de Andorra, pues la aplicación de esta solución tecnológica garantiza los niveles de pH permitidos por la legislación vigente (RD 140/2003).

Los técnicos de Global Omnium en coordinación con el consistorio andorrano estudiaron la mejor alternativa para paliar esta situación dado que los índices de pH del agua de Andorra (índice Langelier) triplicaban en algunos casos el 0,5 que marca la legislación vigente (RD 140/2003). De esta forma se puso en marcha el proyecto ´Ajuste del pH del agua de la ETAP de Andorra mediante dosificación de CO2´. Tras la aplicación de dióxido de carbono en determinados puntos del sistema de tratamiento se ha logrado alcanzar en toda la red el índice recomendado por Sanidad, 0,5, haciendo que el agua suministrada en todo el municipio sea neutra y no provoque problemas ni de incrustación, ni de agresividad del agua.

Tal y como ha explicado el responsable de Global Omnium, Jesús Cachaza, "esta solución innovadora nos ha permitido, en colaboración con el Ayuntamiento y de acuerdo a la normativa vigente, solucionar un problema histórico en Andorra y garantizar un agua de calidad que mejorará notablemente la calidad de vida de sus vecinos". Para validar la efectividad del tratamiento, los técnicos de Global Omnium han analizado a lo largo de tres meses la evolución de los niveles del índice Langalier en distintos puntos del municipio (entrada y salida de la potabilizadora, el depósito de Endesa, la Fuente del Doctor Espada, la Fuente Solidaria, la Fuente Botón y Aragal), evidenciando el cumplimiento de las indicaciones sanitarias. Para Cachaza, "este logro demuestra que nuestro compromiso y experiencia en la gestión del agua, de acuerdo a la sintonía y colaboración con el consistorio municipal es un binomio que contribuirá a mejorar la gestión de nuestros recursos hídricos actuales y, sobre todo, en el futuro".

 

Solución innovadora en Andorra

Analizadas las diferentes soluciones técnicas, los especialistas acordaron el empleo de la dosificación de dióxido de carbono (CO2) para realizar el proceso de neutralización y equilibrado del agua de la potabilizadora de Andorra según la regulación, control y seguridad del mismo. Esta técnica tiene numerosas ventajas en diversas aplicaciones que se emplean en el tratamiento de aguas potables. No obstante, centrando la atención en la neutralización y equilibrado de aguas incrustantes, se pueden destacar las siguientes:

  • Almacenamiento en forma líquida o gaseosa, siendo un producto inerte y seguro que no requiere de manipulación.
  • Permite una regulación controlada, debido a que la curva de neutralización del agua conCO2 es suave, frente a lo que ocurre con el uso de ácidos fuertes. Así el uso de CO2 permite una regulación fina del pH a 1/10 de unidad sin riesgo de provocar una sobre acidificación.
  • La neutralización realizada no tiene efectos secundarios, en tanto que el uso de CO2 permite evitar el aporte de sales que pueden engendrar riesgo de corrosión de aceros, cementos, provocar olores o desarrollo de bacterias sulfito-reductoras.
  • La regulación precisa y la escasa corrosividad del CO2 permite aumentar sensiblemente la vida útil de los materiales.

Por otra parte, el control del equilibrio calco-carbónico y del pH en la cabecera de la línea de tratamiento de la potabilizadora puede ayudar a mejorar el resto de procesos de tratamiento que en ella se producen como, por ejemplo, la optimización de la eficacia de los reactivos de coagulación y floculación; o evitar el uso de ácidos fuertes que puedan ser tóxicos para el medio ambiente.

El agua en Andorra procede fundamentalmente de captaciones subterráneas: los sondeos de Horcallanana, Miner-3, Minetr 1 y San Juan. La totalidad de dicha agua es tratada en la potabilizadora, si bien el agua bruta tiene un valor de pH elevado que hace que el agua que abastecía a la población tuviera un carácter incrustante que provocaba numerosas averías por corrosión...

 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus