6 de octubre, 2016 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

En los últimos seis meses, el Ayuntamiento de Berja, a través de Aqualia, empresa gestora del Servicio Municipal de Agua, ha dejado de extraer 250 millones de litros del acuífero. Esto significa que el sondeo principal que abastece al municipio ha podido estar en reposo durante 289 horas en este último semestre, suponiendo esto un alivio del mismo, y dejando este agua disponible para los agricultores de la zona, que se calcula que con ella podrían regar 120 hectáreas al año si continúa esta tendencia de ahorro. Esto constituye un gran logro habida cuenta de la época de sequía actual.

Este considerable ahorro de agua se ha conseguido focalizando todo el equipo humano, medios y estructura del Servicio Municipal de Aguas de Berja en evitar las pérdidas de agua que se producen en los fraudes (conocidos como ´enganches ilegales´) gestionándolos judicialmente, y en detectar de forma sistemática y reparar las fugas que hay en la red de abastecimiento.

Fraudes

El personal de Aqualia inspecciona diariamente la red de abastecimiento para realizar el control de posibles consumos fraudulentos. De acuerdo con el Reglamento de Suministro Domiciliario de Agua de Andalucía (RSDA), inspectores autorizados por la Consejería de Industria levantan acta de las anomalías detectadas y se requiere al usuario de la finca para que la subsane en el plazo establecido por la legislación vigente para evitar la suspensión de suministro, hecho al que se llega de forma definitiva si no se subsanan las anomalías detectadas.

En este 2016 Aqualia ha localizado 62 fraudes en todo el término municipal de Berja, que se calcula que han supuesto 10 millones de litros de agua defraudados. Se estima que los robos de agua en las instalaciones del Servicio Municipal (en viviendas y en fincas agrícolas) suponen un incremento en el precio final del agua entorno al 5%.

Fugas

El trabajo de localización de fugas se realiza mediante la utilización de un geófono, un aparato especial que detecta los escapes mediante el sonido. El geófono tiene una gran capacidad de amplificación que permite la localización de las fugas de agua que no afloran al pavimento. Para que el sonido de estos escapes de la red sea reconocible y no se confunda con el paso normal del agua por las tuberías, estos trabajos de búsqueda de fugas se realizan en horario nocturno, entre las 0 horas y las 6.30 horas, cuando la gente duerme y el consumo de agua es mínimo. En lo que va de año los buscafugas de Aqualia han recorrido más de 4 veces todas las redes del municipio, y han detectado 424 fugas no visibles desde la calzada.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus