4 de julio, 2016 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Aigües de Catalunya ha logrado la certificación energética del servicio de abastecimiento de Sant Antoni de Vilamajor, Bellpuig y la potabilizadora de Palafrugell, de acuerdo a los requisitos establecidos por el Institut Català de la Energia (ICAEN), según al Real Decreto 56/2016, normativa que rige esta materia.

Los proyectos e inversiones planteados en estas instalaciones permitirá a Aigües de Catalunya lograr, anualmente, un ahorro energético de casi 670.000 KWh, evitando la emisión a la atmósfera de casi 220 toneladas de CO2, gas causante del efecto invernadero y, por tanto, del cambio climático. Los proyectos se han centrado fundamentalmente en la modernización de estas instalaciones para mejorar el abastecimiento a una población total de más de 40.000 personas, así como para incrementar el rendimiento energético, contribuyendo así al ahorro eléctrico y económico de estas poblaciones.

Una muestra más del posicionamiento y de la estrategia seguida por Aigües de Catalunya en la búsqueda e implementación de soluciones eficientes, aunando la optimización de los recursos hídricos y energéticos, son los proyectos que en los últimos meses ha puesto en marcha en Altafulla y Tortosa.

En el caso de Altafulla, esta empresa ha diseñado y construido una estación de suministro eléctrico cuya energía limpia es generada a partir del aprovechamiento energético de los recursos hídricos del municipio, ofreciendo a los ciudadanos un servicio gratuito de wifi y recarga de distintos dispositivos móviles. La solución tecnológica implantada es posible a partir de la instalación de microturbinas hidroeléctricas en puntos seleccionados de la red de abastecimiento de cada localidad. Este dispositivo genera energía eléctrica renovable que contribuye a la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera, causantes del efecto invernadero.

Por otra parte, Tortosa es otro de los municipios que más está aprovechando el desarrollo tecnológico de Aigües de Catalunya. En este caso, gracias a la involucración y colaboración del ayuntamiento, ha concluido la instalación de contadores de agua inteligentes en todas las viviendas y consumos públicos y privados del municipio. Asimismo, ahora se complementará con la gestión óptima del agua de riego de parques y jardines, y la reducción del consumo de agua y energía en todos los edificios municipales. La apuesta tecnológica por la telelectura ha sido indiscutiblemente un caso de éxito de la gestión municipal, dado que durante el año 2015 se detectaron 219 casos de fugas de agua en las instalaciones interiores privadas y/o públicas, viviendas, empresas e incluso colegios y dependencias municipales.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus