26 de enero, 2016 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Ministerio de Economía y Competitividad ha resuelto recientemente la convocatoria de ayudas públicas del Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016. Se trata de una convocatoria de ayudas que se destinan a financiar proyectos de desarrollo experimental realizados en colaboración entre centros de investigación, públicos y privados, y empresas con objeto de promover la investigación orientada a la resolución de los retos de la sociedad mediante el desarrollo de nuevos productos y servicios. Entre los proyectos aprobados se encuentra ODEON, presentado por la empresa Depuración de Aguas del Mediterráneo (DAM) y que consiste en el desarrollo de un biorreactor osmótico de membrana (OsMBR), el cual sustituye las membranas de UF o MF por membranas de ósmosis directa y tiene el beneficio adicional de poder tratar efluentes salinos como lixiviados y otros efluentes industriales de la industria agroalimentaria.

El proyecto ODEON busca mejorar las prestaciones de los actuales biorreactores de membrana cuando se han de tratar efluentes hipersalinos. Las ventajas de un OsMBR frente a un MBR son las de la ósmosis directa frente a otros procesos de membrana, es decir, la disminución de costes al permear agua por diferencia de presión osmótica y la mejora de la calidad del permeado, ya que no pueden pasar a través de la membrana los denominados contaminantes emergentes. Además, otra importante ventaja respecto a los MBR es el menor ensuciamiento de las membranas debido a que no hay poros, no pudiendo producirse por tanto el bloqueo de los mismos que ocurre en las membranas de UF y MF del MBR.

Otro aspecto clave del proyecto ODEON es que el OsMBR necesita para su aplicación la existencia de una corriente de alta salinidad, que puede ser un efluente industrial procedente de diferentes actividades, como desaladoras, lixiviados de vertedero, desalado de jamones, procesado de aceituna, etc. Actualmente, el tratamiento que se realiza con estas aguas es una disolución en los tanques de homogeneización presentes en la entrada de la planta, con las aguas residuales de tipo urbano. No obstante, esto produce un incremento en la salinidad del agua residual que puede llegar a poner en peligro los procesos biológicos que se desarrollan a lo largo de la planta depuradora o disminuir su efectividad.

El tratamiento conjunto de estas aguas hipersalinas que se utilizarán como disolución de arrastre y el agua residual urbana, hacen mejorar el proceso de forma notable y, además, suponen otros beneficios adicionales en la gestión de la depuradora.

El proceso, de tres años de duración desarrollará un prototipo y se probará su viabilidad en una planta depuradora de aguas residuales convencional, concretamente en la EDAR de Alzira Carcaixent (Valencia). El proyecto se desarrollará en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la participación del Instituto de Seguridad Industrial, Radiofísica y Medioambiental (ISIRYM) y el Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA).

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus