17 de junio, 2015 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Grupo Aguas de Valencia ha inspeccionado en el último año más de 1.100 kilómetros de red de tuberías en el área metropolitana de Valencia. Estos trabajos han logrado detectar anticipadamente 474 fugas y proceder a su inmediata reposición, evitando la pérdida de agua. Así, gracias a la planificación de sus equipos de auscultación de redes (EAR), este año Aguas de Valencia evitará que el sistema hidráulico del área metropolitana y sus municipios pierdan casi 2.500 millones de litros de agua.

El Grupo Aguas de Valencia creó hace más de un lustro el Equipo de Auscultación de Redes (EAR), un grupo de técnicos y operarios especializados en el control de los sectores y en la detección acústica de fugas, siendo la planificación de la búsqueda proactiva de fugas y su inmediata reparación, incluso antes de que estas se produzcan, un valor añadido para la gestión eficiente de los recursos hídricos en cada municipio.

Los medios materiales empleados por el EAR son contadores de control general de sectores, válvulas hidráulicas reguladoras y datalogger (equipos de medición en continuo de presiones y caudales y envío de datos) que, con un sofisticado sistema de control, supervisa y vigila las redes de abastecimiento las 24 horas del día. Posteriormente, una vez detectadas posibles anomalías en algún tramo de la red de tuberías, estos equipos especializados trabajan en la localización de las fugas in situ, revisándolas con aparatos de precisión -geófonos y correladores-, procediendo de inmediato a su reparación y, por tanto, contribuyendo al ahorro de millones de litros de agua al año.

El Grupo Aguas de Valencia realiza actividades de concienciación ciudadana en la revisión de sus propias instalaciones domésticas, como elemento fundamental para asegurar el ahorro de agua. Como ejemplo de la importancia de lo anterior, una fuga de 2 centímetros de diámetro supone la pérdida anual de 132 millones de litros al año. En el caso de instalaciones interiores, una cisterna de aseo que se quede enganchada tirando agua puede suponer la pérdida de 3,5 millones de litros de agua anuales.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus