24 de marzo, 2015 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

El proyecto LIFE+ Remembrane de I+D+i, que comenzó a desarrollarse en septiembre de 2012, concluirá finalmente este mismo año 2015. El objetivo principal de Remembrane es la recuperación de las membranas de ósmosis inversa utilizadas en plantas desalinizadoras una vez concluida su vida útil (entre 5 y 10 años) para su reutilización como tratamiento terciario de agua depurada destinada a aplicaciones como riegos agrícolas o usos industriales. La utilidad práctica de la iniciativa está en eliminar residuos, reducir costes y mejorar la eficiencia total del proceso de desalación y de reutilización de aguas.

El consorcio investigador del proyecto Remembrane está encabezado por FCC Aqualia como coordinador, y tambióen forman parte de él la Agència de Residus de Catalunya, Ambicat, TYPSA y el Centro Tecnológico LEITAT. La iniciativa está apoyada por la Unión Europea dentro de la temática de Política y Gobernanza Medioambiental del programa LIFE+ 2007-2013, dirigido a la integración de aspectos medioambientales en las políticas europeas y al desarrollo sostenible.

Precisamente, una de sus última accciones ha sido la visita a la desaladora de Racons (Denia) por parte de los miembros de la corporación dianense, los responsables del servicio municipal de Aguas, gestionado por Aqualia, y diversos invitados de centros tecnológicos y universidades. Durante la visita, los responsables del consorcio investigador han explicado las tareas que se realizan en dichas instalaciones, entre las que se incluye una planta piloto para testar las membranas objeto del estudio. La estación desaladora de Racons forma parte de este proyecto pionero y ha sido escogida para instalar la planta piloto de test y limpieza de membranas. Hasta la fecha ya se ha conseguido recuperar con éxito 7 de las 8 membranas conseguidas para el proyecto y que al final de su vida útil han sido tratadas en Denia.

Para el director de Innovación y Tecnología de Aqualia, Frank Rogalla, el proyecto Remembrane supone una innovación tecnológica para el aprovechamiento del residuo y su transformación en un recurso reutilizable. Rogalla ha hecho referencia al "importante ahorro en materia prima" que conlleva el proyecto, ya que el coste de cada nueva membrana oscila entre los 300 y 600 euros, mientras que el precio objetivo del proceso de reutilización es de 100 euros por unidad. Asimismo, el depósito de membranas que han llegado al final de su vida útil en un vertedero tiene unos costes elevados que, con el nuevo sistema de recuperación, se evitarán.

Para el concejal de Denia Vicente Chelet "el proyecto permite optimizar nuestras plantas, los productos que en ellas se utilizan y también los residuos que generan y, por tanto, contribuye a la sostenibilidad del planeta". Chelet se ha mostrado satisfecho de que Denia acoja este proyecto pionero que cuenta con un presupuesto de 1,9 millones de euros y se beneficia de una ayuda de 950.000 euros que otorga la Unión Europea a través del programa LIFE+.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus