Publicidad

Empresas Premium

19 de noviembre, 2021 Productos Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Amiblu, fabricante austríaco de tuberías y accesorios de poliéster reforzado con fibra de didrio (PRFV), con planta de producción en Camarles (Tarragona), ha lanzado al mercado Amiscreen, unos equipos de saneamiento de última generación que permiten filtrar los sólidos en suspensión y otros contaminantes de las aguas residuales y evitar que estos lleguen a los ríos y al mar.

Amiscreen es un innovador sistema de saneamiento patentado por Amiblu, producto de la combinación entre diferentes procesos hidráulicos y un sistema optimizado de filtración. Está diseñado con un sistema de doble almacenamiento, que permite filtrar el agua y separar partículas de suciedad de más de 8mm, contaminantes y otros residuos –como toallitas–, antes de que el agua llegue a las plantas de tratamiento.

En los últimos años, tanto las administraciones locales como las estatales se han visto sensibilizadas acerca de cómo las acciones del ser humano afectan al medio ambiente. Estamos viviendo épocas de fenómenos meteorológicos preocupantes (derivados del impacto de la contaminación por CO2 y el consiguiente cambio climático), como la Gota Fría, que provocan fuertes lluvias y temporal con efectos imprevisibles, de manera que las redes de alcantarillado urbano no pueden absorber toda el agua y a menudo llegan al límite de su capacidad. Además, se estima que las toallitas tardan hasta 100 años en degradarse de manera natural, ocasionando un daño incalculable.

Por todo ello, y con motivo del Día Mundial del Saneamiento 2021 y del ODS 6 de la ONU, resulta muy importante implementar equipos de saneamiento de alta capacidad, que permitan canalizar y a la vez filtrar las aguas residuales y pluviales, evitando que el agua contaminada llegue al medio natural, especialmente, en episodios de temporal.

Las tuberías PRFV de Amiblu tiene una vida útil superior a los 150 años y ofrecen una gran ventaja competitiva respecto a las tuberías de materiales tradicionales, como el hormigón y el acero: tienen un impacto en CO2 tres veces inferior; son más ligeras y fáciles de transportar, y más eficientes energéticamente, al permitir un flujo de agua 3 veces superior gracias a su superficie interior lisa.

Actualmente, Amiscreen se está implementando en varios países europeos, como Alemania, Austria o Suiza, en proyectos de saneamiento de grandes ciudades y núcleos urbanos muy poblados. Las tuberías Amiscreen también se pueden instalar en los tanques de tormenta, construidos en el subterráneo de las ciudades para evitar inundaciones en episodios de temporal.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus