1 de julio, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Canal de Isabel II ha elaborado un estudio pluviométrico avanzado con el fin de predecir y estimar el posible efecto del cambio climático en las precipitaciones extremas, basado en diferentes modelos de circulación general (MCG) y la técnica de regionalización (downscaling espacial). La combinación de los modelos utilizados y los escenarios disponibles para cada uno de ellos han proporcionado un abanico de 31 posibles evoluciones del clima futuro, que alcanzan hasta el horizonte temporal del año 2100. Ante este análisis de los efectos del cambio climático sobre los futuros escenarios de precipitaciones extremas, las técnicas de drenaje urbano sostenible son una posible solución a los problemas que pueden causar las precipitaciones más intensas sobre las infraestructuras y el medio ambiente.

Este estudio, promovido por Canal de Isabel II, cuantifica los posibles efectos potenciales del cambio climático en la Comunidad de Madrid a través del cálculo de coeficientes de cambio climático que expresan el cociente entre la intensidad de lluvia para un periodo de retorno asignado y una duración determinada, correspondiente a un escenario de clima futuro, y la intensidad de lluvia equivalente en el clima presente para el mismo periodo de retorno y la misma duración.

El período de retorno es uno de los parámetros más significativos a ser tomado en cuenta en el momento de dimensionar una obra hidráulica destinada a soportar avenidas, como es el caso de las redes de drenaje urbano y, en el caso de cualquier evento extremo (lluvias torrenciales, temperaturas extremas, huracanes, etc.), se define como el lapso o número de años que en promedio, se cree que será igualado o excedido. Es decir, es la frecuencia con la que se presenta un evento

Para ello, se analizaron las proyecciones de las series de lluvia diaria, para cada una de las tres estaciones de la AEMET con mayor calidad de datos en la Comunidad de Madrid (Madrid-Retiro, Madrid-Getafe y Madrid-Torrejón), correspondientes a tres periodos climáticos futuros (2006-2036, 2037-2068, 2069-2100). Además, se tomaron los datos del periodo histórico de control (1951-2005), analizando los resultados para las cuatro estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno). Y también se tuvieron en cuenta diferentes escenarios de emisiones y calentamiento global validados y estandarizados por la comunidad científica (RCP o representative concentration pathways, con nombres 2.6, 4.5, 6.0 y 8.5, ordenados de menores emisiones y calentamiento a mayor en el año 2100).

Los resultados de este estudio son concluyentes: incluso para lluvias moderadas, con un periodo de retorno de 10 años, antes de 2036 el pico de intensidad de lluvia aumentará entre un 10% y un 23%. En el periodo 2037-2068, aumentará entre un 25 y un 60% y, para el periodo 2026-2100 entre un 30% y un 89% sobre el pico de intensidad de lluvia actual. Según se desprende, los coeficientes de cambio climático (CC) son siempre superiores a la unidad en todos los horizontes y escenarios de estudio, por lo que en el futuro son de esperar eventos pluviométricos con mayores picos de intensidad.

 

Cambio climático y planificación de infraestructuras

Actualmente, Canal de Isabel II está realizando su planificación de infraestructuras de drenaje urbano y depuración aplicando estos coeficientes de cambio climático para anticipar los problemas futuros que puedan surgir, así como para asegurar un correcto nivel de servicio a pesar de las interferencias del cambio climático. Estos aumentos en el pico de la lluvia suponen una mayor probabilidad de inundaciones y de vertidos al río en tiempo de lluvia, por lo que hay que trabajar en técnicas de reducción de contaminación de escorrentía en origen (técnicas de drenaje urbano sostenible, TDUs) así como en medidas paliativas.

El crecimiento urbano ha contribuido a impermeabilizar el terreno, que, por sí mismo y de manera natural, tiene una amplia capacidad de depuración de las aguas de lluvia, ya que funciona como filtro. Así pues, cuando llueve en las ciudades, el agua que llega a la red de alcantarillado no solo está contaminada por la polución atmosférica y de las calles, sino que además el caudal de esta escorrentía se incrementa notablemente, lo que podría llegar a causar problemas en el medio ambiente. Así, estas técnicas de drenaje urbano sostenible permiten retener, almacenar y pretratar el agua de lluvia en origen, de forma que llegue posteriormente a la red de drenaje en menor cantidad y menos contaminada.

Para prevenir los daños que pudiera causar un gran caudal de agua de lluvia en los cauces receptores, a día de hoy la solución pasa por construir infraestructuras para retener aguas pluviales, como tanques de tormenta (Canal opera 65 en la Comunidad de Madrid), o por aumentar la capacidad de la red de colectores y de depuradoras. Las técnicas de drenaje urbano sostenible, es decir, la aplicación de materiales y superficies que permitan mejorar la gestión del agua de lluvia en entornos urbanos altamente impermeabilizados, como las ciudades, ofrecen una doble ventaja:

  • Ayudan a reducir los caudales, ya que el propio terreno absorbe parte de esta agua en lugar de canalizarla íntegramente hacia el alcantarillado.
  • Ayudan a reducir la contaminación de estas aguas.

El agua procedente de la lluvia llega a la red de drenaje (a las alcantarillas) muy contaminada por la polución de las calles y de la ciudad. Además, debido a la impermeabilización de los entornos urbanos respecto de los entornos naturales, la escorrentía, es decir el agua que fluye por las superficies debido a la lluvia, se incrementa notablemente, alterando el ciclo hidrológico natural. Esto tiene unas consecuencias negativas para los ecosistemas y para el medio ambiente.

La forma de solventarlo es implantando estas técnicas que permitan retener, almacenar y pretratar el agua de lluvia en origen, de forma que llegue posteriormente a la red de drenaje en menor cantidad y menos contaminada. Para ello, Canal está experimentando con materiales y soluciones para conseguir este objetivo y recuperar parte del ciclo hidrológico y ha puesto en marcha un Centro de Excelencia en Técnicas de Drenaje Urbano Sostenible en Meco, climatológicas similares a las que existen en la mayoría de los municipios de Comunidad de Madrid, en el que prueba y ensaya la capacidad de drenaje de distintos firmes porosos, zanjas drenantes y cubiertas vegetales en un espacio de 3.000 metros cuadrados.


Conclusión

Los resultados de esta experimentación permitirán sentar las bases para que los nuevos desarrollos de las ciudades, así como renovaciones de calles, puedan utilizar estas técnicas que permitan un drenaje del agua de lluvia mucho más eficaz y menos contaminante. Canal estima que gracias a estas técnicas se podría reducir hasta un 80% de la contaminación recogida en el agua en tiempo de lluvia.

A continuación se adjunta para descarga el estudio sobre cambio climático en la Comunidad de Madrid (título original: Escenarios de cambio climático para eventos pluviométricos severos en la Comunidad de Madrid) y se añade un vídeo sobre técnicas de drenaje urbano sostenible (TDUs). En él expone cómo Canal de Isabel II está construyendo en Meco una planta para estudiar la efectividad de distintos pavimentos y cubiertas a la hora de reducir el caudal de agua de lluvia que llega hasta la red de saneamiento y su carga contaminante.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus