29 de mayo, 2020 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

En una apuesta de carácter ambiental, derivada de la mayor exigencia de la normativa de vertido del sector, las 20 industrias del polígono químico y petroquímico de Tarragona se han unido para gestionar de forma integrada el tratamiento de los vertidos. Aqualia se encargará del diseño, la construcción, la explotación y el mantenimiento de la planta, que tendrá una capacidad de 1.800.000 L/h durante las 24 horas. El importe total del contrato es de 40 millones de euros.

La empresa gestora de las redes de agua de las industrias químicas de Tarragona, Aitasa, ha adjudicado a Aqualia el diseño, construcción, explotación y mantenimiento de una planta de tratamiento conjunto de efluentes para las industrias químicas de Tarragona, en el polígono químico y petroquímico más grande del sur de Europa. El importe total del contrato es de 40 millones de euros.

Tal como ha explicado el presidente de Aitasa, Manu Segura, las empresas del polígono se han unido para gestionar y tratar de forma conjunta sus vertidos "para optimizar los recursos y realizar un tratamiento más eficiente, bajo parámetros de sostenibilidad, y cumplir con la nueva normativa europea, más exigente en el tratamiento de estos tipos de vertidos industriales".

El director de Zona II de Aqualia, Juan Luis Castillo, ha explicado que "para diseñar y proyectar la planta, nos hemos marcado como objetivo principal maximizar el rendimiento de eliminación de los contaminantes y la calidad del agua que se devuelve al medio ambiente. Otras metas básicas han sido la obtención de una explotación fácil y eficaz, con las máximas condiciones de seguridad y fiabilidad y minimizando el impacto medioambiental y urbanístico. Además, hemos utilizado las mejoras técnicas disponibles".

Castillo también ha explicado que con el tratamiento integrado de los vertidos de las industrias se optimizan los recursos y se trabaja con mayor eficiencia, "aunque se multiplica la complejidad técnica del tratamiento conjunto, de manera que el diseño es uno de los más complejos y completos posibles". Por este motivo, para definir y valorar el proyecto, el año pasado Aqualia puso en marcha una planta piloto a escala industrial in situ, totalmente extrapolable a la futura planta de tratamiento a escala real.

La nueva planta de tratamiento de efluentes se construirá en unos terrenos cedidos por Repsol en el polígono petroquímico sur de Tarragona, el más grande del sur de Europa, y tendrá una capacidad de 1.800.000 L/h durante las 24 horas, con posibilidad de futuras ampliaciones. El agua residual llegará a través de dos colectores, uno que procederá del polígono norte y otro del polígono sur. Aqualia se ha hecho el proyecto después de competir con las principales empresas del sector. El presupuesto de la obra es de 25 millones de euros, más 15 millones de euros por los 5 años de explotación. Una vez realizados los trabajos preliminares, las obras empezarán este mes de junio y durarán 17 meses.

Aitasa es una sociedad anónima formada por las empresas químicas del polígono industrial de Tarragona, como Ercros, Basf, Repsol, Cepsa, Dow Chemical, y Shell, entre otras. Su objetivo principal es abastecer de agua industrial a estas empresas, mediante su propia red de distribución de 43,5 km, que gestiona un volumen de agua de más de 10 millones de hm3 al año.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus