14 de noviembre, 2018 Novedades Industria Agua comentarios Bookmark and Share
< Volver

Con una trayectoria de casi 40 años en el tratamiento de aguas, Salher ha apostado en los últimos años por el desarrollo de plantas potabilizadoras compactas con el objetivo de ampliar su línea de tratamiento y abarcar así todas las áreas del ciclo integral del agua.

El grado de especialización del equipo humano del departamento de potabilización y el constante perfeccionamiento de las tecnologías y los métodos de trabajo de Salher son las principales claves para haber logrado conquistar este mercado en un tiempo récord.

En lo que se refiere a los distintos tratamientos de potabilización, Salher destaca por abarcar tanto procesos convencionales como otros de nueva implantación en el mercado. Muestra de ello son sus propuestas innovadoras en los sistemas de ósmosis inversa, la incorporación de la tecnología de electrodesionización continua (CEDI) en su línea de tratamiento o el uso de nuevos materiales de filtración específicos, como combinaciones de zeolitas con otros compuestos o carbones activados de diversas tipologías.

La innovación es siempre un punto importante en cualquier empresa de ingeniería. En el caso de Salher, la inversión en I+D+i, con una incesante búsqueda de optimización de los procesos de potabilización, tanto de forma interna como externa a través de la participación en foros y jornadas técnicas del sector, ha sido otro factor importante en la consolidación del departamento. Este apuesta por la innovación ha permitido el desarrollo de nuevas tecnologías en desalación y desmineralización de agua y su rápida incorporación a las líneas de fabricación.

Respecto al enfoque comercial, Salher coloca al cliente siempre en primer plano, generando una comunicación fluida que le permite adaptarse fácilmente a sus necesidades concretas y acompañarle en el proceso hasta garantizar su plena capacidad para operar la instalación.
Así mismo, el acceso a tecnologías de dimensionamiento en 3D y de realidad virtual en todos los equipos Salher se extiende también a sus plantas de potabilización, lo que les permite lograr una mayor precisión en la fabricación y la consecuente optimización de los plazos de entrega al cliente.

Estos factores han permitido a Salher alcanzar una rápida presencia a nivel global, consiguiendo en cuatro años llevar agua potable a más de 15 países y en una gran diversidad de escenarios que abarcan centrales energéticas, laboratorios, universidades, industrias alimentarias, hoteles y núcleos poblacionales. Dentro de sus referencias en potabilización, cabe destacar la amplia experiencia en hospitales, confiriendo un agua blanda y desinfectada de acuerdo a los parámetros de higiene del sector.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus