4 de marzo, 2021 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

En la última década, y más acusadamente en las zonas mediterráneas costeras, se ha visto incrementada la demanda de agua desalada como fuente alternativa de agua potable ante la escasez de recursos hídricos naturales. Con el fin de evaluar el riesgo a la corrosión asociado a mezclas de diferentes fuentes de suministro, se ha desarrollado una metodología determinista para la estimación del riesgo a partir de factores de vulnerabilidad, exposición y peligrosidad basada en metodologías utilizadas en hidrogeología e ingeniería civil.

Los resultados evidencian la importancia de considerar los posibles cambios mineralógicos que puedan producirse a corto/medio plazo como factor incremental del riesgo. Así mismo, se considera una metodología de alto interés por tres razones: permite identificar sectores de la red con mayor riesgo de avería, logrando adaptar los planes de mantenimiento; es adaptable a problemáticas de corrosión e incrustación de sales en red; y permite la adaptación a diferentes contextos de disponibilidad de información.

En este artículo, por tanto, se pretende que la protección, seguimiento y control de los elementos
más vulnerables de la red frente a cambios de mineralización se lleve a cabo mediante el apoyo de un mapa de riesgo de la red de abastecimiento, a partir del cual podrá establecerse un protocolo de seguimiento de dichos puntos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus